Conflicto

Hija y esposa de Morales, con detención domiciliaria


La jueza ordenó que la esposa del alcalde pague Bs 30.000 como fianza y la hija, Bs 20.000. La medida sustitutiva establece que pueden salir a trabajar



14/12/2016

La jueza Victoria Vargas ordenó ayer que la hija y la esposa del alcalde de La Guardia, Jorge Morales, queden con detención domiciliaria y paguen fianzas económicas.

La decisión judicial, que se tomó al final del día en El Torno, establece que hay los indicios suficientes para presumir que Consuelo Toledo Quiroz (esposa de Morales) e Iany Rosselyn Morales Toledo (hija) son con probabilidad culpables de los delitos que la Fiscalía les imputó provisionalmente, privación de libertad y lesiones graves y leves, los mismos que tienen tres años de prisión como pena máxima.

La jueza se apartó de la solicitud del fiscal Renzo Estévez, que pedía el arraigo, la prohibición para las sindicadas de comunicarse con la víctima y una fianza personal, basada en la argumentación de la defensa de Génesis Ingrid Sandoval Álvarez, la funcionaria municipal agredida, que planteó que a las sindicadas se les aplique detención domiciliaria y fianza económica para garantizar su presencia en el proceso.

Vargas dispuso que ambas procesadas se queden en su domicilio sin escolta y con permiso para salir a trabajar, además de ordenar que en 15 días la hija de Morales pague Bs 20.000 y su esposa, Bs 30.000.
Abel Montaño, abogado de la familia Morales, indicó que los hechos se debieron a "malentendidos y comentarios malintencionados que se generaron en el pueblo por situaciones incomprensibles”. Además, agregó que en el caso no aplica la tentativa de feminicidio, delito por el que la defensa de Sandóval amplió la denuncia.

El hecho ocurrió cuando la víctima fue citada el lunes a las 8:30 a la casa del alcalde, donde fue agredida verbal y físicamente por las dos mujeres, que le recriminaban una supuesta relación con el burgomaestre.
Un grupo de vecinas de La Guardia se apostaron en la entrada del juzgado de El Torno, donde se desarrolló la audiencia y no permitieron el ingreso de los medios de prensa pese a que la juez lo ordenó. Cuando las denunciadas salían del juzgado, las vecinas agredieron a algunos periodistas.

 


En esta nota



e-planning ad