BOLIVIA

El agua sigue asustando mientras se reportan más de 10.000 familias afectadas


Se vienen lluvias sostenidas en algunos departamentos y la mirada está puesta en Tarija y Beni. En Santa Cruz claman por atención en Guarayos. Van siete decesos

Pobladores descansando junto a un letrero turístico que destacaba las flores e historia
Leer el artículo Pausar Lectura

14/02/2018

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, compartió con EL DEBER el informe actualizado, basado en el sistema de monitoreo de Defensa Civil, del que se da cuenta de siete  personas fallecidas (ver cuadro) y más de 10.000 familias afectadas por las lluvias e inundaciones en 116 municipios de siete departamentos del país.

Actualmente 44 municipios permanecen bajo alerta amarilla, 72 en alerta naranja y los municipios de Tiquipaya y Colcapirhua bajo alerta roja. La declaratoria de emergencia departamental rige en Potosí,  Beni, Chuquisaca y Cochabamba.

Agregó que siguen alertas por  posibles golpes de agua que se esperan en la parte sur de Tarija y en el departamento de Beni. Se prevé un ascenso de caudales en las cuencas del Mamoré, Beni, Pilcomayo, San Juan del Oro, Tarapaya, Taquiña, Chipiriri y Chapare.

La mayoría de familias afectadas son de Beni, que  han tenido que dejar sus viviendas. Mientras que en Tiquipaya lo más grave fueron los cinco decesos, cuyos cuerpos ya fueron recuperados entre la mazamorra. 

“Los grandes eventos que han sucedido han sido puntuales, como los de Tupiza, Tiquipaya y Yacuiba, que han afectado un territorio pequeño, no ha sido la totalidad del municipio. Estoy hablando de barrios y en el peor de los casos distritos, debido a situaciones extraordinarias”, dijo. 
A la pregunta de si ya pasó lo peor, respondió que no hay pronóstico de grandes lluvias, pero sí de lluvias sostenidas “y eso tiene su riesgo, porque puede cargar los ríos hacia Tarija o Beni”. 

 

En Cochabamba
Hoy se cumple una semana del desastre en Tiquipaya tras el desborde del río Taquiña, que anegó sus calles con una mazamorra de lodo. En palabras de Óscar Soriano, responsable de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Gobernación, lo primero que hicieron fue atender la emergencia, ahora ya están en la etapa de limpieza. Confesó que aún no han sacado datos preliminares en cuanto a daños y tareas de reconstrucción. “Primero se hará una verificación de viviendas y la cuantificación de las dañadas y las perdidas, todo en coordinación con el Gobierno, la Gobernación y el municipio”, agregó confirmando que poco a poco se está recuperando la calma tras la mazamorra en Tiquipaya (con cinco muertos) y la inundación de la avenida Blanco Galindo ocurrida por una torrencial lluvia que cayó la noche del domingo hasta la madrugada del lunes en el municipio de Quillacollo (Cochabamba) e inundó la principal avenida del lugar.

El desborde de un canal en el municipio de Colcapirhua dejó el saldo de cientos de casas inundadas y más de 3.000 familias afectadas a la largo de los kilómetros 6 y 7 1/2 de la avenida Blanco Galindo, que forma parte de la carretera que une a Cochabamba con el occidente del país, informó el alcalde de esa región, Mario Severich.

Las zonas más afectadas son Duralit, Sausalito, Holanda, Morococagua, entre otras, puesto que tienen inmuebles con agua acumulada que llega hasta el metro de altura, además del sector norte de la plataforma de la avenida Blanco Galindo.

Severich explicó que el rebalse se registró a causa de una torrencial lluvia que arrastró decenas de raíces que taparon el curso de agua por el canal de desagüe, el cual ya fue destrancado.

En Beni
El gobernador beniano, Álex Ferrier, afirmó ayer que el golpe de agua de la zona alta, de Chapare y de Santa Cruz, se encuentra en la parte central de Beni y desciende a la zona norte tras tocar Trinidad. “El golpe de agua ya está en Trinidad (...) ahora está bajando el agua a las provincias del norte, se está yendo para Santa Ana, para la provincia Mamoré con sus poblaciones San Joaquín y San Ramón; se está yendo para la provincia Iténez", dijo.

Hizo notar que en las provincias Iténez y Marbán, vecinas de Santa Cruz (este), hay comunidades aisladas por las inundaciones debido a las fuertes lluvias. En este sentido, se ha gestionado ante la Armada el transporte de alimentos y combustible en embarcaciones, agregó.

Con relación al hato de ganado, dijo que los productores tomaron sus recaudos basados en la información del Sistema de Alerta Temprana, por tanto “no hay mortandad de ganado; estamos muy lejos de la desgracia de 2014". Al mismo tiempo, el gobernador destacó que los puentes construidos por el Gobierno nacional en las poblaciones del norte permiten movilizar ganado a zonas altas.

Respecto a las medidas de prevención en Trinidad, el presidente Evo Morales recordó que se puso a disposición la maquinaria del Programa de la Institución Pública Desconcentrada de Pesca y Acuicultura para reforzar los diques protectores.


Potosí y La Paz
El gobernador de Potosí reportó ayer la muerte de dos personas (una en 2017 y otra en 2018) y 4.202 familias afectadas por lluvias en al menos 150 comunidades del departamento. “Los fallecidos son de los municipios de Cotagaita y Tinquipaya”, precisó.

Detalló que las lluvias hicieron ceder 64 viviendas, 94 se inundaron, hubo 50 casos de servicios básicos y tres caminos comunales afectados, además de 1.077 hectáreas de cultivos dañados.

Mientras que en La Paz, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, pidió al gobernador de La Paz, Félix Patzi, que realice una evaluación de la cuenca Catari para saber las causas que ocasionaron el desborde del río este feriado largo que afectó a más de 100 familias y destruyó viviendas y cultivos de comunidades cercanas al municipio de Pucarani, a 47,9 kilómetros de la sede de Gobierno.    
 

Al menos 10 comunidades en Guarayos esperan por la ayuda gubernamental  

De las 17 comunidades afectadas por las lluvias en el municipio de Guarayos, 10, que reportan más daños, esperan con ansias la ayuda del Gobierno nacional, informó Suizo de Nilson, alcalde de Ascensión de Guarayos.

La autoridad explicó que las lluvias son menos intensas y que el agua ya se está retirando de los lugares que anegó. “Junto con el diputado Martiniano Mamani hemos verificado los daños. Lo que se precisa ahora es ayuda. No se pueden cuantificar las familias afectadas precisamente por la falta de ayuda, ya que la gente está buscándola fuera de sus localidades”, indicó. 

El municipio ya envió todo sus informes a La Paz para recibir la ayuda correspondiente a la declaratoria de zona de desastre (hecha el 20 de enero). “Estamos perdiendo la esperanza porque no ha llegado absolutamente nada”, dijo de Nilson.

Aasana pronostica para hoy y mañana lluvias leves e intermitentes en Santa Cruz. La temperatura aumentará hasta los 32 grados (el jueves). 



 




En esta nota