BOLIVIA

Hay escepticismo y críticas frente a idea del presidente de una ley contra la mentira


Un sector de la prensa cree que hay una amenaza grande. Otro reacciona con más escepticismo

Desde Sucre, Evo Morales puso en alerta a un sector de la prensa. Foto: ABI
Escuchar el artículo Pausar Lectura

23/08/2018

Primer acto. El presidente Evo Morales, en un discurso en Sucre, dice que ha pensado en aprobar una “ley contra la mentira” para castigar a autoridades públicas y medios de comunicación, y otra vez el Gobierno intenta poner en la agenda pública una advertencia de cambios para regular el oficio de la prensa. Segundo acto: un sector de periodistas expresa críticas a la idea del presidente y otro sector de la prensa muestra escepticismo sobre la iniciativa de castigar las mentiras mediante ley.

Así sucedió ayer, luego de que Morales, que culpa a los medios y a las redes de su derrota en el referéndum de repostulación, deslizara su propuesta. “El ama sua, ama k’ella, ama llulla está constitucionalizado: (ya) tenemos una ley contra la corrupción (y) estoy pensando en la aprobación de una ley contra la mentira, ¿cómo sancionar a los mentirosos, sea autoridad, sea medio de comunicación?”.

No es la primera vez que su Gobierno sugiere una idea así. Un recuento de 2016 elaborado por la periodista Amalia Pando registra que solo ese año diferentes autoridades gubernamentales plantearon al menos cuatro veces cambiar la regulación para los medios, para después abandonar la idea y garantizar la vigencia de la Ley de Imprenta, que data de 1925.

Esto no impidió que un sector de la prensa reaccione con preocupación y críticas. “El presidente ya dictamina qué es verdad y qué es mentira de acuerdo con su criterio personal. ¿Cuánto más peligroso será esto si media una ley en la que él mismo pretenderá dictar sanciones? Es una amenaza muy grande”, consideró Isabel Mercado, directora del diario paceño Página Siete, según cita el portal Rimaypampa. Más escéptico se mostró Juan José Toro, abogado y director de El Potosí. “La mentira es subjetiva y, como tal, no se puede ver, medir ni pesar. Los subjetivismos no son parámetros para la aplicación de penas”.



 




En esta nota