ELECCIÓN DE FISCAL

Elección de fiscal general se politiza con aspirantes con pasado político y ‘barras’


Al menos nueve candidatos de los que tienen posibilidades de ser elegidos son o fueron funcionarios de Gobierno o intervinieron a favor en causas del Ejecutivo. Un candidato asistió a dar el examen ante la comisión con el apoyo de una barra


El fiscal Blanco fue el protagonista pero estuvo a punto de aplazarse en el examen escrito
Escuchar el artículo Pausar Lectura

20/09/2018

36 postulantes siguen en carrera para fiscal general mientras el proceso de selección se politiza. Entre ellos hay al menos nueve exfuncionarios o abogados relacionados con el Gobierno con chances de ser elegidos. Pero además la pugna por este cargo ha llegado a las calles y hay candidatos, como el fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, que movilizan a sus simpatizantes para promover apoyo en su favor y para atacar a sus oponentes.

La comisión mixta de justicia plural terminó ayer la penúltima fase de su trabajo con la prueba escrita. La presidenta de esa instancia, Adriana Salvatierra, informó que la entrevista con los candidatos, que es el último paso y tiene un valor de 30 puntos, se cumplirá entre martes y miércoles de la siguiente semana. El jueves de esa semana se emitirá el informe final con la lista definitiva que pasará a la Asamblea Plurinacional, donde se elegirá al nuevo fiscal general.

Entre la evaluación curricular (40 puntos), el examen escrito que dieron ayer (30 puntos) y la entrevista (30 puntos), los candidatos deben acumular un total de 56 puntos. De hecho, ante los resultados, la mayoría de los candidatos que tienen mejores puntajes son o fueron funcionarios del Ejecutivo o tuvieron relación con el MAS. Y podrían ser elegidos por la mayoría del MAS en la Asamblea.

El mejor puntuado es un funcionario público, pero que no tiene ningún antecedente que lo vincule directamente con el oficialismo. Se trata del presidente de la Corte Departamental de Justicia de Santa Cruz, Mirael Salguero Palma, que tiene 55,5 puntos, requiere menos de un punto para obtener el puntaje mínimo para formar parte de la lista que llegará a la Asamblea.

A partir de ahí, la cosa cambia. Juan de la Cruz Vargas, quien obtuvo el segundo mejor puntaje hasta el momento (53,5 puntos, y necesita 2,5 más), es funcionario gubernamental y se desempeña como director departamental de la Procuraduría de Cochabamba.

Vargas, junto con Ever Veizaga, quien ocupa el puesto 13 con 44 puntos y actualmente se desempeña como representante del Viceministerio de Transparencia en esa misma ciudad, lleva adelante el juicio por el caso mochilas en contra del alcalde José María Leyes.

En tercer lugar está Juan Lanchipa Ponce (53 puntos, a tres del objetivo), quien ejerció el cargo de director de la Dirección de Reivindicación Marítima (Diremar). O sea, fue parte del Gobierno.

El abogado Juan Oswaldo Valencia, quien tiene muy buenas posibilidades porque tiene hasta el momento 51 puntos (está a cinco de lograrlo y ocupa el cuarto puesto), fue uno de los magistrados del Tribunal Constitucional que firmaron la sentencia del pasado 28 de noviembre de 2017, que avaló la repostulación del presidente Evo Morales, ignorando la decisión popular del referéndum del 21-F.

Abajo está William Alave, que en 2014 dejó un cargo en la Corte Suprema de Justicia para convertirse en asesor de YPFB. Luego, estuvo vinculado al caso taladros.

Dos peldaños después se encuentra Williams Dávila, quien como juez envió a la cárcel al exprefecto de Pando Leopoldo Fernández, por el caso Porvenir.

Jorge Pérez, exministro de Gobierno, acumuló hasta el momento 45 puntos y mantiene sus posibilidades de acceder al cargo.

El expresidente del Consejo de la Magistratura, Wilber Choque, también sigue en carrera. Este abogado fue posesionado en julio por el defensor del pueblo, David Tezanos, como jefe nacional de prevención y gestión de conflictos.

En 2016, cuando ejercía el máximo cargo en la magistratura, fue denunciado por la designación irregular de 26 vocales de tribunales superiores de justicia.

Está también el jurista Iván Lima, que no ejerció cargos gubernamentales, pero se lo vincula con el Gobierno por haber asumido defensa en casos claves del Estado.

El caso Blanco

El fiscal departamental de La Paz, Edwin Blanco, se ha convertido en un protagonista de este proceso de selección.

Esta semana apareció un audio en el que la jueza Patricia Pacajes menciona a Blanco y revela que el médico Jhieri Fernández, sentenciado a 20 años de cárcel por la presunta violación del bebé Alexander, es inocente y que su sentencia fue montada porque había que hallar un responsable.

El fiscal departamental insistió en que Fernández es culpable y denunció que la aparición del audio tuvo el objetivo de perjudicarlo personalmente.

Ahora bien, ayer por la mañana, Blanco asistió a rendir su examen ante la comisión. Ni en su ingreso ni a su salida aceptó dar declaraciones a los medios de comunicación, pese a la insistencia de los mismos al ser uno de los candidatos más requeridos.

Logró pasar a la siguiente fase, pero en el puesto 27. Obtuvo 19,75 puntos en la evaluación curricular, mientras que en la prueba de ayer logró 16,5. Eso suma un total de 36,25 en su favor.

Aunque su rendimiento fue solo regular, Blanco sin duda ganó en las calles, porque fue el único candidato que tuvo barra.

Con carteles que expresaban el rechazo a la postulación de Williams Alave, Juan Lanchipa, Iván Lima Magne u otros, todos ellos sus rivales, se movilizaron unas 30 personas con pancartas.

EL DEBER comprobó que muchas de las personas que portaban carteles en contra de esos candidatos no conocían a detalle las causas por las que los repudiaban, al tiempo que se excusaban de hablar o simplemente manifestaron su apoyo a Blanco. Una vocera lamentó que el fiscal Blanco hubiera sido involucrado en el audio.

“Ese fue solamente un caso, pero hubo otros en los que Blanco tuvo la valentía de meter a la cárcel incluso a colegas suyos como el exfiscal Humberto Quispe, que me afectó directamente y por eso lo apoyo”, manifestó Carmiña Luna.

COMISIÓN HACE NOTAR BAJO PROMEDIO EN LA PRUEBA ESCRITA Y SOLO QUEDA UNA MUJER EN CARRERA POR EL CARGO

La presidenta de la comisión mixta de justicia plural, Adriana Salvatierra, destacó que la exigencia de la prueba escrita fue alta, lo que para ella explica que el promedio alcanzado por los postulantes fue bajo.

La mejor nota en el examen la obtuvo el exdirector de Diremar Juan Lanchipa, que consiguió 23 puntos sobre 30. Solamente ocho precandidatos lograron obtener 20 puntos o más: Aimore Francisco Álvarez Barba (22), Laslo Juan de la Cruz Barba (21,5), Iván Lima Magne (20), Roberto Ramírez Torres(20), Juan Oswaldo Valencia (20,5), Mirael Salguero Palma (22), y Jorge Pérez Valenzuela (21)

Cuatro postulantes quedaron fuera tras la penúltima fase, porque no alcanzaron el puntaje mínimo necesario. Se trata de María del Carmen Murray Riveros, que sumó solamente 22,75 en las dos fases; José Olegario Atiere Salazar (24); Róger Mariaca Montenegro (22,5) y el candidato Daniel Antonio Apaza Barrera (24,25).

La senadora Salvatierra hizo notar también que solamente una mujer continúa en carrera, pero con un promedio muy bajo. Se trata de Susan Wilma Durán Velez, que sumó 26,25.

Tras la jornada, 36 postulantes: 18 el martes, y un número similar el miércoles, comparecerán ante la comisión de justicia plural, para enfrentar la entrevista, que es la última fase de la selección.