BOLIVIA

Gonzales no participó de dos citas claves de la ALP


El titular del Senado no estuvo en la sesión de interpelación por el caso Quiborax y tampoco en los actos oficiales en Potosí. Prefiere no hablar públicamente por ahora

El titular de la Cámara Alta presentó hoy su dimisión de forma irrevocable I Foto: archivo.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

14/08/2018

El hasta ahora presidente de la Cámara de Senadores, José Alberto Gonzales, no estuvo presente en las dos últimas citas "claves" dentro de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP): la interpelación a dos ministros por el caso Quiborax, espacio al que acudió el expresidente Carlos Mesa, y la sesión de honor por el 6 de agosto en Potosí.

Hoy el "evista", como se definió en varias oportunidades, prefiere no hacer declaraciones públicas, por el momento, mientras continúa en su oficina, guardando algunos de sus objetos personales, mientras que el remezón por su renuncia irrevocable continúa.

Conoce más: Gonzales presenta su renuncia irrevocable al cargo de senador

Su primera ausencia fue el 4 de julio, cuando los titulares, César Navarro y Héctor Arce, fueron interpelados por diputados y senadores. En ese entonces, la sesión tuvo lugar tras la reprogramación del receso, que debía iniciar dos días antes, y tuvo la aparición sorpresa del expresidente, Carlos Mesa.

Una fuente cercana al legislador explicó que Gonzales ya tenía programadas actividades importantes para esos días, razón que evitó su presencia durante la sesión, que fue presidida por la titular de Diputados, Gabriela Montaño.

Lea también: Rada señala que decirle Palacio a la Casa Grande es incurrir en 'activismo'

La última ausencia notoria del senador, que en su momento vistió de pollera y realizó explicaciones con dos hamburguesas, fue durante la sesión de honor por el 193 aniversario patrio, en Potosí, donde no estuvo al lado de Evo Morales.

Ahora, tras la presentación de su dimisión, el trámite señala que la misma deberá ser remitida al Órgano Electoral Plurinacional (OEP), para que se oficialice. Oficialistas y opositores, mientras tanto, no salen del asombro.



 




Notas Relacionadas



En esta nota