BOLIVIA

Gobierno dispuesto a dar refugio a chileno acosado por repartir Libro del Mar


El presidente lamenta la "persecución" contra el ciudadano que difundió el texto de la causa boliviana en su país. El chileno afirma que perdió su trabajo y sufre agresiones

El ciudadano chileno llegó a Bolivia y se reunió con Evo Morales en junio de 2017 I Foto: Página Siete.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/03/2018

El Gobierno está dispuesto a otorgar refugio al ciudadano chileno Alfonso Ossandón, quien denuncia que es "perseguido" tras distribuir el 'Libro del Mar' en su país. Este jueves se conoció que pide asilo humanitario ante la situación que atraviesa. 

"Si ese ciudadano viene a Bolivia, por supuesto que se le va a dar el cobijo, el asilo, el refugio y el afecto de todos, que ya se lo dimos cuando entregó el Libro del Mar en alguna escuela de Chile", señaló el presidente del Senado, Jose Alberto Gonzales.

Conoce más: 

La autoridad advirtió que en la vecina nación "hay persecución contra quienes se expresan negativamente a los intereses de la oligarquía chilena", lamentando que se "acose" a quien en su momento compartió el contenido del texto de la reivindicación con estudiantes del Colegio Municipal Carlos Condell de Las Compañías en La Serena.

"Se ha cerrado toda posibilidad de recuperar mi empleo en el Sistema Escolar en la ciudad en donde vivo, así como en diversos medios de comunicación a los cuales he postulado", contó Ossandón, relatando que incluso es asediado por Carabineros, quienes habrían "pinchado" su teléfono.

Lea también: 

Gonzales también se refirió a la actitud asumida por la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo, que hoy protagonizó un "banderazo" en respaldo a Chile. "La señora estaba absolutamente enloquecida cuando fuimos con el canciller (David) Choquehuanca a la zona, es una persona muy desubicada. No entiendo lo que pretende por esas actitudes", explicó.

Señaló que "hay una línea demasiado dura en la Cancillería de Chile. Ojalá la relación tienda a normalizarse y distenderse" y lamentó que dentro de su argumentación en La Haya se utilizara "adjetivos absolutamente inaceptables".



 




En esta nota