BOLIVIA

Funcionario que se equivocó con datos de Evo deja la cárcel


El exfuncionario de la Unidad de Investigaciones Financieras logró medidas sustitutivas. Erró un cálculo al tomar como bolivianos cifras que eran en dólares. Lo acusan de dolo

Jornada en la que se dieron a conocer los datos de las cuentas del primer mandatario I Foto: archivo.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

14/08/2018

Elías Luis A. G., exfuncionario de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), abandonó la cárcel de San Pedro y logró beneficiarse de medidas sustitutivas. Es procesado por equivocarse con un dato de las cuentas bancarias del presidente Evo Morales.

"Mis abogados me han dicho que está con detención domiciliaria", informó esta jornada la titular de ese despacho, Teresa Morales, en una improvisada conferencia de prensa.

Conoce más: UIF acusa a su técnico de actuar con ‘dolo’, pero no descarta error



El profesional es procesado por la presunta comisión de delitos de incumplimiento de deberes, conducta antieconómica y alteración, acceso y uso indebido de datos informáticos, al publicar un dato equivocado del saldo bancario del presidente Evo Morales, cuando renunció al secreto bancario.

La UIF dio a conocer, el pasado 2 de agosto, el levantamiento del secreto bancario del presidente y vicepresidente del Estado dando la información de que el saldo al 4 de julio de 2018 en la cuenta de Morales era de 406.391,93 bolivianos. Horas más tarde a través de llamadas a los medios de comunicación informó que  el saldo correcto era de 732.076,25.

Lea también: Analista que alteró datos de la cuenta bancaria de Evo fue enviado a prisión

"La denuncia fue presentada por la Directora General Ejecutiva de la Unidad de Investigaciones Financieras, Teresa Morales y el Ministerio Público inició con el proceso investigativo donde se estableció que Elías A. G. en su calidad de Analista Financiero de esa institución, alteró los datos del saldo de la cuenta bancaria del presidente", informó en su momento el fiscal de Distrito en La Paz, Edwin Blanco.





 




En esta nota