BOLIVIA
?

Fiscalía precinta Katanas e impide una demolición


La defensa de Marco Cámara señala que esa acción impide cualquier intervención de la hija, mientras que ella lamenta la medida porque piensa demoler el inmueble

Esta es la orden que autorizaba a Nohemy a bajar la esfinge del faraón de la puerta del local Katanas.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

26/09/2016

La Fiscalía procedió esta mañana a precintar el local Katanas, con lo que Nohemy Cámara, la hija del propietario Marco Cámara, detenido en la cárcel de San Pedro acusado por ella de cometer el delito de trata y tráfico de personas no pudieron realizar una demolición de la esfinge de un faraón egipcio ubicada en la parte superior de la puerta de ingreso.

El Ministerio Público acudió al lugar a las 9.00 de la mañana, y precintó el lugar. Nohemy había anunciado que se voltearía la imagen del faraón "como una señal de lucha contra la trata y tráfico de personas".

Sin embago, tras la acción, la abogada de Marco Cámara, Mónica Ramírez, resaltó que "existe un precinto, una prohibición de afectación a todo este inmueble, porque es objeto de una investigación. Ninguna persona puede, a título personal, afectar la propiedad privada, hacerlo es un delito y si alguien irrumpe, deberá ser detenido inmediatamente. Este es un show ante medios, de parte de la hija y de su abogada".

La abogada señaló que la hija administró el local, por lo que "debe ser investigada en este caso". Nohemy respondió que está dispuesta a someterse a cualquier indagación, y advirtió que "el hecho de que aduzcan complicidad al pedir que me indaguen es una admisión de culpabilidad".

La abogada de Nohemy, Paola Barriga, manifestó que "nos indigna saber que la Fiscalía hubiera generado el precinto, era un acto simbólico, de demostrar que se puede generar conciencia contra la trata. Hubiéramos querido que también que se genere un precinto a  la casa donde se encuentran las muchachas que trabajan acá".

Nohemy mostró a los medios una orden que certificaba el pago de más de tres mil ochocientos bolivianos  de la Alcaldía de La Paz. "Sin embargo, acepto la decisión y la celebro porque este local ha seguido funcionando pese a estar cerrado, al menos ahora se garantiza que esto no sucederá"



 




En esta nota