EXSENADOR

Fallece en Brasil el exsenador Róger Pinto Molina


La aeronave que pilotaba el boliviano, refugiado en Brasil desde 2013, se fue a tierra el pasado sábado. Fue uno de los principales representantes de la oposición

El exsenador en 2013, cuando Brasil decidió aceptar la solicitud de refugio político a su favor

16/08/2017

Róger Pinto falleció la madrugda de este miércoles en Brasil. El cuerpo del exsenador pandino no soportó las graves heridas que le dejó el accidente aéreo que sufrió el pasado sábado en la ciudad de Luziânia, estado de Goiás.

Róger Zabala, amigo y estrecho colaborador de Pinto en Brasil, informó que el exsenador falleció a las 3:30, aproximadamente.

Te puede interesar: Video muestra avión de Pinto antes de accidente y Brasil inició pesquisa

El abogado del exsenador pandino, Fernando Tiburcio, en contacto con EL DEBER Radio, explicó que la salud de Pinto estaba gravemente deteriorada y finalmente no resistió. Aún no se sabe si es que su cuerpo será repatriado.

"Él (Pinto) quería volver en vida en Bolivia y pasar sus últimos días allá. Yo creo que su deseo era ser enterrado allá. No sé si por cuestiones financieras de su familia eso podrá ser", dijo. 

Pinto se encontraba a bordo de una avioneta que era pilotada por él y se precipitó a tierra poco después de despegar. Autoridades de Brasil se encuentran investigando el caso. 

 

El exlegsilador, de 57 años, perdió la vida en el Hospital de Base del Distrito Federal de Brasilia, a donde había sido traslado luego de permanecer unas horas en otra clínica cerca del lugar del accidente. 

El expresidente Jorge Tuto Quiroga se despidió de Pinto en su cuenta en Twitter. "Volaste al cielo. Descansa en paz", escribió.

Murió sin volver a Bolivia

Pinto ingresó en la embajada de Brasil en La Paz en 2012, cuando era senador, alegando persecución política del Gobierno de Evo Morales, y más tarde huyó al país vecino con la ayuda de miembros de esa legación, que le ayudaron a alcanzar la frontera.

El exsenador llegó a la fronteriza ciudad de Corumbá en agosto de 2013 sin que el Gobierno boliviano hubiera expedido el debido salvoconducto de salida.

Este suceso provocó una crisis diplomática entre los dos países que acabó con la renuncia del entonces ministro de Exteriores brasileño, Antonio Patriota, bajo la Presidencia de Dilma Rousseff.



Notas Relacionadas



En esta nota



e-planning ad