BOLIVIA

Exviceministro Farfán y jefes policiales quedan fuera del caso Chaparina


El Ministerio Público determinó el sobreseimiento de casi todos los imputados por el caso y solo quedó en esta condición el exsubcomandante Oscar Muñoz Colodro

El 25 de septiembre de 2011 un grupo de indígenas que marchaba a La Paz fue reprimido por la Policía, aún no se conoce quién dio la orden para la intervención

07/04/2015

La comisión de fiscales que investiga el caso Chaparina ordenó el sobreseimiento del exviceministro de Régimen Interior, Marcos Farfán. También se sobreseyó al excomandante general de Policía, Víctor Maldonado, al exinspector general, Edwin Foronda y otros coroneles y generales, todos ellos acusados de la represión contra los marchistas del TIPNIS en 2011.

El argumento de la Fiscalia es que no se hallaron pruebas para continuar con la acusación de estas personas.

Entre los sobreseídos figuran los uniformados incluidos en la última imputación de noviembre de 2014 y otros que ya habían sido imputados con anterioridad por participar en la represión policial en Chaparina a la marcha del TIPNIS.

Defensa impugnará la decisión

La abogada de las víctimas, Aida Camacho, lamentó la decisión de la Comisión y anunció que utilizará todas las vías de impugnación para objetar la resolución.

El principal acusado por los indígenas, el exministro de Gobierno Sacha Llorenti, fue sobreseído con antelación.

Camacho afirmó que si es necesario se recurrirá a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) para que se haga justicia en este caso.

"Esta situación demuestra que no existe justicia en Bolivia, a pesar de haber visto con nuestro propios ojos cómo se violaron los derechos humanos, el día de hoy no hay un solo culpable".

Muñoz, el único imputado

Según Camacho, la única persona que se mantiene en el proceso como responsable es el exsubcomandante de Policía, general Óscar Muñoz Colodro.

"No hay nadie más que el general (Muñoz) Colodro", afirmó la jurista.

El senador opositor Óscar Ortiz se refirió a la decisión de sobreseimiento y denunció el sometimiento de la justicia a las instrucciones que le dan desde el Gobierno.

"Esto es una nueva muestra de injusticia en el país, de falta de protección a los derechos y de impunidad frente a los abusos que comete el Gobierno", declaró.

Caso Chaparina, más de tres años sin solución

El 25 de septiembre de 2011, un operativo de al menos 500 policías intervino de forma violenta la marcha en defensa del TIPNIS en la comunidad de San Miguel de Chaparina, Beni.

Los pueblos indígenas protestaban por la construcción de una carretera que uniría Villa Tunari, en el departamento de Cochabamba, con San Ignacio de Moxos, en el departamento del Beni, la cual pasaría directamente por su territorio. A través de imágenes difundidas por televisión pudo constatarse cómo los uniformados golpearon, maniataron y amordazaron con cinta adhesiva a los manifestantes.

Mujeres y niños también fueron afectados. La actuación policial fue criticada duramente por la oposición, activistas de derechos humanos e incluso por varias autoridades del Gobierno.



En esta nota



e-planning ad