SANTA CRUZ

Ex policía paraguayo mató al abogado Herrera para salvar una deuda de su pareja


La víctima representaba a un cliente en un juicio contra una abogada. Ella lo mandó matar porque la justicia iba a rematar su casa por una deuda de $us 20.000

Galarza Duarte tenía vencido su documento de permanencia en el país
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/02/2018

Un ex policía paraguayo, dado de baja por actos de indisciplina, fue quien mató al abogado cruceño Julio César Herrera Bassta el 24 de enero para salvar una deuda que tenía su pareja, una abogada que estaba por perder su casa en un remate y que es la autora intelectual del crimen. 

El esclarecimiento del asesinato que conmovió a la sociedad por sus características violentas fue informado oficialmente por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Gonzalo Medina.

Freddy Ariel Galarza Duarte (31) es el autor del crimen, que, según las autoridades, victimó en tres minutos al jurista Herrera en su bufete del edificio Plaza Libertad con tres golpes con martillo de carpintería en la cabeza y 16 puñaladas. 


Un memorial falso fue la clave
El 25 de enero, a las 10:15, un día después del crimen, un memorial fue ingresado a un juzgado mixto civil y comercial del Palacio de Justicia donde el juez ya había dictado un fallo para ejecutar la deuda de $us 20.000 de la abogada Katherine Capobianco. Como la jurista no pagaba la deuda contraída con un particular desde hacía tres años, con los intereses la deuda ya llegaba a los $us 25.000.  

La pista clave conseguida por los ‘sabuesos’ del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI), que comanda Jorge Silva, detectaron que el memorial elaborado el 24 de enero y recibido en el juzgado al día siguiente, llevaba la firma del abogado Herrera y era totalmente contradictorio. 

La parte demandante nunca aceptó que la deuda se pague en cuotas; sin embargo, el documento señalaba que se aceptaba la forma de pago en cuotas, que se renunciaba a los intereses y que se dejaba sin efecto la hipoteca de la casa que dejó como garantía la abogada Capobianco. 
Este memorial fue observado por la acreedora, quien quedó sorprendida. Además, se detectó que la firma de Herrera estaba escrita en cursiva cuando él siempre usaba letra recta. La acreedora aseguró que jamás se elaboró ese memorial, que Herrera nunca firmó y que todo era falso, por lo que la Felcc y la Fiscalía convocaron a declarar a Katherine Capobianco, quien terminó confesando que su pareja, a quien ella mantenía escondido, fue quien ejecutó a Herrera.   


Escondido en casa alquilada
Antes del crimen, el paraguayo  Freddy Ariel Galarza Duarte vivía con su pareja, Katherine Capobianco, por la carretera a La Guardia. 

El 28 de enero, cuatro días después del crimen, la abogada alquiló una casa en la calle 3 del barrio Porvenir de la Villa Primero de Mayo. Hasta allí llevó a su pareja para ocultarlo y todos los días le llevaba alimento. El asesino vivió en ese inmueble hasta la tarde de ayer cuando la Felcc realizó un allanamiento y lo capturó.

En sus primeras declaraciones, Galarza Duarte mintió a la Policía asegurando que decidió matar al abogado Julio César Herrera porque tenía una deuda por una cantidad de dinero con él y no había otro camino que eliminarlo. 

Para la Policía, el paraguayo pretendió tender una coartada con la finalidad  de proteger a su pareja; sin embargo, las pesquisas dieron otro resultado: el sujeto buscaba salvar la deuda y evitar el remate de la casa. 

 
Llegó a Bolivia en 2015
Las pesquisas de la Felcc establecen que el ex policía paraguayo ingresó a Santa Cruz en la gestión 2015 y su residencia legal estaba fijada hasta 2017. Los trámites de residencia fueron realizados por la abogada Katherine Capobianco y desde ese tiempo empezaron a mantener una relación amorosa.

El director de la Felcc, Gonzalo Medina, informó que luego del crimen y con los retratos hablados y las imágenes de las cámaras de seguridad que se tenían del sujeto, se envió información primero a Colombia, porque había la versión de que el asesino era de ese país, y luego a autoridades policiales paraguayas. 

Responsables de la Interpol de Paraguay respondieron de forma categórica; tras analizar los informes que recibieron, confirmaron que las imágenes y retratos hablados correspondían al expolicía  Freddy Ariel Galarza Duarte, que había sido dado de baja de la institución después de cometer numerosas faltas disciplinarias en el ejercicio de sus funciones.

Matar y salvar el remate de la casa
Gonzalo Medina destacó todo el proceso investigativo del caso del abogado Julio César Herrera, desde las pesquisas desarrolladas por el DACI, que primero determinó que el autor del crimen se movió por la avenida Mutualista, donde se hallaron evidencias como la mochila que cargaba el matón, además del martillo, la polera de color rojo que vestía y algunas pastillas, y el teléfono del abogado Herrera. 

El DACI  descubrió todo el circuito criminal del asesino registrado en imágenes captadas por cámaras públicas y privadas. 

Incluso descubrió que el asesino acudió a una peluquería para hacerse recortar el cabello y sacarse la barba. Sin embargo, el camino se hacía difícil hasta que lograron acumular pruebas contundentes y el rompecabezas empezó a armarse hasta llegar a determinar en la documentación de los casos del abogado quiénes fueron los autores de su muerte. 

La abogada Capobianco trabajaba en un edificio frente al Palacio

Otros detalles

El iPhone impenetrable
Pese a contar con peritos, la Felcc no logró acceder al teléfono iPhone de fabricación estadounidense de la víctima Julio César Herrera que se llevó el ex policía paraguayo después de asesinarlo. No se pudo abrirlo debido a su dispositivo de seguridad de operaciones.


La familia pondera y agradece
Los familiares del abogado Julio César Herrera Bassta, tras el esclarecimiento, expresaron su agradecimiento a la Policía y ponderaron la labor persistente para dar con el paradero de los responsables del crimen.  


Más revelaciones
Los aprehendidos prestaron sus declaraciones ante el fiscal José Parra. Serán presentados ante un juez cautelar, pero la Felcc asegura que existe más información importante que será revelada tras el análisis de documentos.  



 




Notas Relacionadas



En esta nota