BOLIVIA

Ex jefe militar menciona al exministro Quintana en el proceso contra Goni en EEUU


Nelson Flores, excomandante de los Chachapumas, dijo que César López, ex jefe de estado mayor de ejército, compadre de Quintana, le ordenó destruir antenas de Tv.

Juan Ramón Quintana se distanció de López luego de que éste denunció que él y el prefecto de Pando permitieron el paso de contrabando
Escuchar el artículo Pausar Lectura

09/03/2018

El excomandante de la Fuerza de Tarea Contraterrorista Conjunta (FCTC “Chachapuma"), Nelson Flores, reveló en el marco del juicio civil contra el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada que recibió la orden del entonces jefe del Estado Mayor de Ejército, César López, de derribar dos antenas de medios de comunicación. Pero, en la audiencia, manifestó que no acató esa orden y posteriormente concluyó que la intención de López era agravar la crisis porque  tenía nexos con el exministro Juan Ramón Quintana. 

La FCTC era una fuerza de élite militar que respondía exclusivamente al presidente de la República. En ese marco, relató que López, jefe de estado mayor del Ejército, se comunicó para dar la orden de derribar las antenas de las cadenas televisivas RTP y Cadena A. “No la cumplí porque era un exceso y me respaldé en el hecho de que los Chachapumas sólo obedecían al capitán general”, en ese caso, a Sánchez de Lozada. 

Pero, agregó que le pareció “que César López quería agravar la crisis” y mencionó el nombre del exministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana porque “era padrino de una de las hijas de López”. 

Recordó también que en la gestión de Morales, el exmilitar “recibió un premio” porque fue nombrado presidente de la Aduana Nacional.
Sin embargo, Quintana y López se distanciaron, porque en diciembre de 2008 el exmilitar acusó al ministro y al prefecto interino de Pando, Rafael Bandeiras, de haber autorizado el paso de 33 camiones con mercadería de contrabando en la población de Santa Rosa, departamento de Pando.

Flores señaló también que el helicóptero que operó en Warisata no estaba equipado para armas, sólo para transporte y reconocimiento.
Dijo que era imposible disparar desde ahí porque las puertas no se abrían. “Además, nunca recibí orden del presidente para operar en el lugar”, acotó. 

Respondió a los abogados de los acusadores que fue comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta en Chapare y lo que vio fue que los cocaleros, “liderados por Morales eran violentos, hacían uso de cazabobos y armas”.

También compareció el antropólogo Ricardo Calla. En ese momento, se generó tensión en la sala porque el abogado de Gonzalo Sánchez de Lozada se opuso a su declaración porque manifestó que no fue testigo presencial de ninguno de los hechos ocurridos, ni en Warisata ni en El Alto.

El juez accedió a la declaración, pero cada cosa que decía el testigo era cortada con un “objeción” del jurista.
El juez pidió que los jurados se retiren y conversó con los abogados. La recomendación que emitió fue clara: “Por favor, limítese a decir hechos”. 

Cuando siguió la audiencia, Calla habló de una reunión que sostuvo con Goni en un domicilio particular. Allí le manifestó que estos hechos podían generar descontrol. Relató que el expresidente lo escuchó, incluso notó preocupación, pero no hubo seguimiento. Luego volvió a emitir juicios y la defensa terminó la declaración. También declaró del dirigente del MNR, José Luis Harb, entre otros.



 




En esta nota