POLÍTICA

Evo no incluye a los expresidentes en la próxima cita por el mar, pero pide unidad


La oposición criticó a Morales. Consideró que la política interna lo llevó a dejar de lado la política de estado en torno al mar. El ejecutivo respondió que la apreciación  es injusta y que los convocará si es que lo ve necesario

24 de septiembre de 2015, La Haya acababa de otorgar una victoria histórica a Bolivia
Escuchar el artículo Pausar Lectura

19/01/2018

El presidente Evo Morales pidió ayer unidad en el tema marítimo, pero luego anunció la realización de una reunión en la que él mismo excluyó a exmandatarios y convocó para la próxima semana solo a excancilleres para intercambiar opiniones sobre la fase de alegatos orales que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya convocó, del 19 al 28 de marzo.

La política interna ha profundizado las diferencias del presidente con exmandatarios convertidos hoy en líderes políticos opositores. Atrás quedó el apretón de manos que se dio con Carlos Mesa o Jorge Quiroga el 24 de septiembre de 2015 para festejar el revés que La Haya le dio al vecino país, cuando declaró su competencia para analizar el fondo del problema entre ambos países. 

En una declaración de prensa que hizo ayer por la mañana, Morales convocó “al pueblo boliviano a estar unido en esta recta final del proceso, que unidos somos más dignos, unidos somos invencibles, unidos podemos llegar donde quisiéramos llegar”.

Luego hizo dos anuncios, primero que el equipo boliviano de juristas se reunirá en La Haya, con la participación del nuevo coagente Sacha Llorenti, para recoger “nuevos argumentos y nuevos elementos para las audiencias orales”, adelantó. 

Morales informó luego que, tras una reunión con el vicepresidente Álvaro García Linera, ambos decidieron que "la próxima semana, coordinando con la Cancillería, invitaremos a los excancilleres para escucharlos nuevamente. Siempre es importante hacerlo, porque estamos en la recta final para que Bolivia vuelva al océano Pacífico con soberanía”.

El exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas explicó que en este momento hay un hecho “evidente”: varios sectores del país están en movilización permanente, con una actitud crítica al Gobierno por su desconocimiento al voto del referéndum del 21-F y su insistencia en la repostulación y la vigencia del Código del Sistema Penal.

“Ese es el hecho real, el Gobierno aparece como soberbio, totalmente aislado y contra la pared. Esta convocatoria a los cancilleres es solo una medida distractiva para aparentar un Gobierno que conversa con exautoridades”, aseguró.

No citó a expresidentes, según Cárdenas, porque “ya no le sirven como instrumento electoral y le son incómodos”.

El diputado opositor Wilson Santamaría consideró que la convocatoria de los cancilleres es una “metida de pata” porque, pese a que tienen un rol, “era mejor señal de unidad convocar a los expresidentes”.

Complementó que no fue atinado, además, por otras dos razones: “Primero, por su poca representatividad política y, segundo, por su acción diluida en la coyuntura nacional”.

El asambleísta lamentó que el Ejecutivo hubiera olvidado que el mar es una política de Estado, sin importar quién sea el gobernante, “convocar a excancilleres no es una señal de unidad”, dijo y evaluó que el mal momento del oficialismo en la coyuntura local afectó a esa decisión. “Eso demuestra que el MAS trata de sumar algunos votos con este tema, que es una aspiración nacional y no otra cosa”, afirmó.

El viceministro de Autonomías, Hugo Siles, contestó que el presidente Morales, desde el 2013, asumió una política de estado en la demanda marítima. En la hoja de ruta para esta fase la palabra de los excancilleres, quienes de forma sectorial desarrollaron el manejo de la política exterior en distintos momentos políticos, resulta “altamente productiva”.

“Por ello, polemizar su convocatoria cuando se generarán en este tiempo convocatorias también a otros sectores, nos parece intrascendente. Como país hemos demostrado que la unidad fue y es uno de los principales aportes para encaminar nuestra demanda”, acotó.

Recordó también el resultado, en 2015, de la admisión de la corte a conocer el fondo del caso planteado por Bolivia y aseguró que ese fue producto de la planificación y de un trabajo ordenado. “No hay motivo alguno para que la oposición reclame”.

En esta nueva fase del proceso los abogados de Bolivia intentarán convencer a los jueces para que obliguen al Gobierno de Chile a negociar una salida soberana al mar.

El agente Eduardo Rodríguez Veltzé informó ayer a ABI que la decisión final sería tomada entre cuatro y seis meses después del juicio oral, con lo que dio por descontado que el juicio concluirá este 2018. 

El detalle de las audiencias orales

1.- El agente boliviano ante La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, informó hoy que el cronograma establecido para las audiencias orales asigna tres días a cada país para la exposición de sus argumentos.

2.-Detalló además que un veredicto por parte del tribunal de La Haya saldría entre 4 y 6 meses después de las argumentaciones, que tendrán lugar entre el 19 al 28 de marzo.

3.- El equipo jurídico boliviano intervendrá el lunes 19 y martes 20 de marzo, mientras que la parte chilena lo hará el jueves 22 y viernes 23 de marzo.  Así lo confirmó Rodríguez Veltzé.

 



 




En esta nota