BOLIVIA

Evo culpa a oligarquías por la Guerra del Chaco


El presidente de Paraguay, Horacio Cartes, no pudo asistir a la conmemoración por las graves inundaciones en Asunción. Morales destacó los avances en la relación bilateral con Paraguay

Señal de paz para el mundo Bolivia y Paraguay expresaron su voluntad de integración

14/06/2015

El presidente de Bolivia, Evo Morales, conmemoró ayer los 80 años del fin de la Guerra del Chaco, que enfrentó a su país con Paraguay desde 1932 hasta 1935, en un acto al que estaba invitado su homólogo paraguayo, Horacio Cartes, quien no pudo asistir debido a problemas climatológicos.

Morales encabezó el acto en la plaza Cívica de Villa Montes, la región sureña de Tarija, que fue uno de los últimos escenarios de la “falsa guerra”, como la denominó el Jefe de Estado, que costó la muerte de 50.000 bolivianos y 40.000 paraguayos.

Cartes no pudo asistir “por condiciones climatológicas adversas que impidieron su viaje”, señaló el embajador de Paraguay en Bolivia, Julio César Vera, quien encabezó la delegación del país vecino, integrada también por miembros de la Academia Militar Mariscal Francisco Solano López.

“Le traigo al señor presidente Evo Morales el fraternal saludo del presidente de Paraguay, Horacio Cartes Jara, pero al mismo tiempo un sentimiento de pesar por no poder haber asistido a este acto de tanta trascendencia", afirmó el diplomático.

Morales lamentó que Cartes no pudiera estar en el evento y expresó su deseo de reunirse próximamente con él. Le manifestó su respeto y admiración.

Recordó que estaba prevista para después del acto una reunión en la que iban a abordar temas bilaterales. "Será pronto (...). Estaremos visitando Paraguay para este trabajo conjunto para los pueblos de los dos países", indicó Morales.

Causas de la guerra
La llamada Guerra del Chaco fue librada por Bolivia y Paraguay entre 1932 y 1935 por la posesión de extensas tierras en una árida región donde el primer país explota gas y petróleo.

El fin de la guerra se firmó en Buenos Aires el 12 de junio de 1935 y el cese de hostilidades se produjo dos días después y fue anunciado por el entonces presidente boliviano Luis Tejada Sorzano.

Entonces, los soldados paraguayos mostraron sus manos desarmadas a sus contrincantes, quienes repitieron el gesto, dando fin a la guerra.
Morales insistió en que la Guerra del Chaco fue “provocada” por empresas petroleras de Estados Unidos e Inglaterra.

“Las guerras han sido de las oligarquías de nuestros países y de trasnacionales petroleras de dos países desarrollados (...). La disputa era quién roba más el petróleo, Inglaterra o Estados Unidos, y (entre) sus empresas petroleras, Shell y Standard Oil, quién gana más plata de nuestros recursos naturales”, sostuvo el mandatario



En esta nota



e-planning ad