POLÍTICA

Evo baja su aprobación, pero sigue siendo fuerte en el área rural


El estudio ubica las debilidades del presidente en las ciudades capitales, pero muestra su fortaleza en El Alto y el área rural

es una decisión del MAS hacer manifestaciones y conseguir la reelección de Evo Morales

24/10/2017

Evo Morales tiene una aprobación de gestión del 57%, un punto porcentual menos que hace un año; y quienes lo desaprueban son el 39% del electorado, cinco puntos más de lo que eran en octubre de 2016. Así lo refleja un estudio de opinión que realizó Ipsos y que divulgó anoche el Sistema de Radio y Televisión Popular (RTP).

Con 1.000 encuestas aplicadas en las nueve capitales más El Alto y las zonas rurales, el informe registra además una disminución moderada de los votantes que no saben ni responden sobre la gestión del presidente Morales (del 6% del año pasado a un 4% hoy), votantes que para el análisis se identifica con los indecisos.

Por otra parte, la discriminación de resultados de las ciudades y del área rural permite ubicar dónde se sitúa la fortaleza del presidente y dónde su debilidad, a criterio de algunos analistas consultados.
Hablan los expertos

De tendencia de izquierda, el politólogo y exasesor Luis Andia observa que la encuesta de Ipsos refleja “que el ‘piso’ de la aprobación del presidente sigue siendo muy alto a pesar del desgaste propio de 11 años de gobierno y de sus incidentes”. Andia repara en que la aprobación que consigue Evo en el campo no baja del
70%: en octubre de 2016 le daban el 74% del apoyo en el área rural y en la actualidad tiene el 71% del apoyo. 

“En general, la encuesta confirma la estabilidad de la gestión del mandatario, a pesar de las denuncias y actos de corrupción que pesan sobre el Gobierno”, advierte Carlos Guzmán, exasesor de la oposición en el Congreso.

En el desglose, Guzmán observa el caso de El Alto, donde la aprobación del presidente ha crecido y es la más alta de todas en las ciudades, pues creció del 55% que tenía hace un año a un 65% de aprobación que tiene hoy.

Asimismo, resaltó que su porcentaje de desaprobación en Potosí es del 60%, una cifra alta, aunque hace un año Morales tenía el 83% de rechazo en esa ciudad.

Para Andia, más allá de las consideraciones morales, en la dinámica de la reproducción del poder a partir de la repostulación de Morales, los resultados de esta encuesta son una base para la comprensión del juego político. “Todavía tiene indicadores de una fuerza política dominante”, dice.

El caso del vicepresidente

En la misma encuesta también se midió la aprobación y la desaprobación del vicepresidente Álvaro García Linera. El apoyo a la gestión del segundo mandatario es de 50% como resultados general en todo el país, dos puntos porcentuales más que en 2016.

En cuanto al rechazo de su gestión, un 46% desaprobó a García Linera. Es decir, cuatro puntos porcentuales más que el año pasado, de modo que su nivel de rechazo también creció. Guzmán subraya que se ha ratificado la superioridad de Morales en cuanto a posicionamiento pues el ‘vice’ no supera el 50% de apoyo.



En esta nota



e-planning ad