BOLIVIA

Evo Morales suma al empresario privado en su concepto de ‘pueblo’


Hay ideas que apuntan a un Evo Morales que gobierna solamente para su entorno, pero esa concepción no es aceptada por el MAS, que señala que el mandatario llega a todo el país y se reúne con todo tipo de sectores


El presidente Evo Morales congrega a militantes en áreas rurales, pero también en las ciudades.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/01/2019

Para algunos, Evo Morales gobierna solo para él y sus sectores afines, que no siempre son campesinos u obreros, sino también empresarios que apoyan su gestión. Pero otros ven en la administración del Movimiento Al Socialismo (MAS) es un gobierno que trabaja por todo el pueblo boliviano, priorizando las clases pobres. Son 13 años en los que el jefe de Estado sigue en el poder con aciertos, más que todo en el ámbito social y económico, pero también con rechazos y desgaste político.

Evo está seguro que su gobierno llega a todos. No siente reparos en admitir que parte del empresariado privado de Santa Cruz es parte del pueblo. Lo dice, en entrevista con EL DEBER (ver págs. 7 y 8), por la fotografía publicada con algunos empresarios cruceños. “Ellos también son bolivianos", dijo.

No siempre fue así. En la primera gestión de Morales el empresariado era visto como un adversario político. Incluso el vicepresidente Álvaro García Linera les advirtió en 2007 que se dediquen a hacer negocios y no política. En ese momento, se los acusaba de librar una guerra económica contra el Gobierno, que era nuevo por ese entonces.



El exministro de Morales y actual coordinador técnico del Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid), Hugo Siles, cuestionó las voces que reprocharon la reunión de Morales con empresarios y destacó que el mandatario gobierna para todo el país, siempre priorizando -dijo- los sectores excluidos en el pasado.

“En nuestro Gobierno, una de las claves del cambio y acierto del presidente Evo Morales es que se reúne a diario con sectores sociales, campesinos, empresarios, deportistas, autoridades originarias e indígenas, autoridades subnacionales, ciudadanos, etcétera. Y siempre informamos de cualquier reunión. Seguiremos trabajando en la estabilidad económica, política y social con todos los sectores”, detalló Siles.

Ese pensamiento no coincide con la posición de Óscar Ortiz, candidato presidencial de la alianza Bolivia Dice No. El también senador señaló que la gestión de Morales apunta solamente a los sectores afines al MAS, lo que genera, advirtió, conflicto de intereses políticos y económicos.

“El presidente (Morales) no gobierna para todos, este no es un gobierno de todos. Muchos no se sienten representados por este gobierno, ya que poco a poco se va convirtiendo en una dictadura que no respeta el voto. El MAS solamente gobierna para sus amigos, entre ellos empresarios, que ganan dinero gracias a los recursos públicos del país”, reprochó Ortiz.



Al respecto, el politólogo Marcelo Silva consideró que la gestión de Morales, en los últimos tres años, se dedica a gobernar para las organizaciones allegadas y no abarca a toda la población. El experto rescata que en las primeras gestiones de Evo existía un discurso popular que llegaba a buena parte de la población. “Ahora solamente se quiere reproducir el poder político. Evo gobierna para no perder el poder. No podemos negar que el país es otro después de Morales, pero los logros quedan destruidos por el peor error de este Gobierno, que fue desconocer los resultados del 21-F (referendo del 21 de febrero de 2016)”, destacó Silva.

Entrega de obras

El presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, dijo que “simplemente” basta mirar la entrega de obras que realiza el presidente Morales para ver para quiénes gobierna el país. El legislador potosino añadió que el jefe de Estado, junto al vicepresidente Álvaro García y sus ministros, llegan a sectores excluidos, pero también mantienen reuniones con empresarios u opositores.

Mientras que la diputada opositora Lourdes Millares señaló que existen “grupos de amigos” que son favorecidos por el Gobierno con obras y contratos. Esto incluye a empresarios y opositores afines al oficialismo.

“Acá no solamente están los sectores sociales del MAS, aquellos grupos de campesinos, indígenas, obreros, que están comprados por el Gobierno, sino que existen sectores que están siendo favorecidos económicamente, como empresarios que se adjudican obras directamente u opositores que saltan al oficialismo. Entonces, eso no es gobernar para todos, es gobernar para unos cuantos”, detalló Millares.



La socióloga María Teresa Zegada tiene una percepción diferente. La experta señaló que el MAS en un inicio mantuvo un discurso con una diversidad que ahora parece muy contradictorio. Zegada argumentó que el Gobierno al principio anunció un socialismo comunitarista y el paradigma del vivir bien como un nuevo horizonte político, sin embargo, dijo que este discurso se fue relativizando en el tiempo, ya que el oficialismo se dio cuenta que sus intereses políticos no estaban tan en sintonía con un discurso radical.

“Si bien sus discursos parecían tomar la línea del nuevo Estado, hoy han perdido su valor. Hoy hablan del empresario patriótico. También hay un juego electoral que deben ganar. Incluso, si la Constitución fuese la institucionalización de ese nuevo discurso, el propio gobierno ha violado muchas veces la Constitución. Lo dice el propio Boaventura de Sousa (sociólogo portugués), él dice que ve un proceso de desconstitucionalización en Bolivia, entonces es todo muy contradictorio”, afirmó Zegada.

Evo Morales cumplirá 13 años como presidente del Estado el 22 de enero. El mandatario, desde la Asamblea Legislativa, emitirá su informe de gestión y se prevé que el mensaje tenga un alto contenido de visión, más que todo por el año electoral que vive el país.

El MAS logró una hegemonía completa en a la mitad de sus tres mandatos, pero después sufrió un resquebrajamiento interno, lo que ocasionó la división en las organizaciones sociales. Para Silva ese paralelismo sindical, y hasta empresarial, demuestra que existe “preferencia” para algunos sectores, lo que apunta a que la gestión de Morales no llega a todos. Para él, la clase media alta es la gran excluida del proceso.



 




En esta nota