Europa, en busca de sí misma




17/03/2017

La lenta recuperación económica de sus países miembros, el retiro de Gran Bretaña, el peculiar clima político en Francia, Italia y Holanda, la Presidencia de Donald Trump, la crisis en Oriente Medio, la cuestión de los refugiados, las dificultades para mantener las aspiraciones y los objetivos comunes, han colocado a la Unión Europea (UE) en una nueva encrucijada. A fin de promover un debate sobre las políticas y acciones inmediatas, el presidente de la Comisión de la Unión, Jean-Claude Juncker, presentó al Parlamento Europeo el denominado Libro blanco sobre el futuro de Europa. 

En este documento se esbozan cinco posibles escenarios de acciones: seguir igual, volver a centrarse solo en el ‘mercado único’, posibilitar que aquellos estados miembros que lo desean puedan ‘hacer más’ que los otros en ámbitos específicos, concentrar los esfuerzos de todos en determinadas materias y, por último, buscar entre todos una progresiva profundización de la integración. El tercero de estos escenarios se conoce como la Europa o la integración a ‘dos velocidades’ que, en la práctica, ya se da. Un buen ejemplo es que no todos los estados de la UE participan de la política monetaria común y han adoptado el euro como moneda común. En un encuentro informal celebrado en Versalles, los jefes de Estado y de Gobierno de los países más grandes de la UE (Francia, Alemania, Italia y España) manifestaron su preferencia por continuar con el modelo de integración a ‘dos velocidades’. En el Libro blanco, Juncker no se inclinó por ninguno de los escenarios esbozados. Subrayó más bien que estas opciones no eran sino “ideas que flotan en nuestros estados miembros” y comentó que la Europa a dos velocidades no es un “método de exclusión, sino de organizar el progreso de aquellos que quieren hacer más”. 

Los líderes europeos aspiran a lograr acuerdos vitales sobre el futuro de la UE hasta diciembre de este año. Cualesquiera que aquellos sean, tendrán mucho que ver con dos cuestiones: la negociación sobre el retiro del Reino Unido que, se estima, se iniciará a fines de este mes y el diseño de una nueva forma de relación económica con EEUU, tomando en cuenta la segura suspensión de las negociaciones del acuerdo sobre la ATCI y la política proteccionista deTrump 
 






e-planning ad