BOLIVIA

Desconfiados, creyentes y patriarcales: así somos los bolivianos


El Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia en alianza con organismos internacionales, realizó una encuesta de valores en Bolivia. Conoce algunos resultados

Foto: Encuesta Mundial de Valores en Bolivia 2017
Escuchar el artículo Pausar Lectura

27/06/2018

¿Qué percepciones tenemos los bolivianos sobre algunos temas importantes de la vida en sociedad? ¿Son diferentes los valores de las nuevas generaciones?, son algunas preguntas que la Encuesta Mundial de Valores en Bolivia puede ayudar a responder.

El trabajo fue realizado por el Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia y Ciudadanía, Comunidad y Acción - en alianza con Unicef, Unfpa y Oxfam- y realizó entrevistas personales, entre enero y marzo de 2017, en 35 municipios del país.

Para tener una referencia de cómo estamos en relación a otros países, el documento aporta los datos de encuestas similares en otros países. Te mostramos, a grades rasgos, algunos resultados de esta encuesta:

Imagen de portada de la Encuesta Mundial de Valores en Bolivia, puedes ver el texto completo en un enlace al final de esta nota

Somos gente satisfecha

Los bolivianos percibimos que nuestro nivel de vida ha mejorado con relación al de nuestros padres y los más jóvenes son más felices y más satisfechos con la vida que los adultos.

Si el número 1 significa 'completamente insatisfecho' y 10 'completamente satisfecho', la mayoría de los bolivianos se ubica en un 7,5, y están por encima del promedio de varios países. Sin embargo, en América Latina hay otros lugares donde su población está más satisfecha con la vida, por ejemplo México, Colombia, Ecuador, Brasil, Uruguay y Argentina.

"Confianza ni en mi camisa"

La popular frase del exdictador boliviano Mariano Melgarejo aplica para la idiosincrasia del país, según esta encuesta: solo el 8,6% cree que se puede confiar en otra gente mientras que el resto prefiere ser "precavido" en sus relaciones sociales. 

Incluso con la familia. Si bien es uno de los valores que los bolivianos más rescatan, el 78% confía en sus familiares, cifra  que parece alta pero que, comparativamente con los otros países donde se realizó la encuesta, está entre las más bajas. De hecho, somos el segundo país que menos confía en su familia.

Los bolivianos son descon­fiados, en especial, con los inmigrantes, los extranjeros y las personas con otras religiones o, incluso, con orientaciones sexuales distintas.

Espiritualidad boliviana

Consultados sobre sus creencias, casi todos en Bolivia creen en 'algo' más allá de la materia. 97,7% cree en Dios, 86,8 cree en el cielo, el 74,9% cree en la vida después de la muerte y el 61,2% cree en el infierno.

"Las creencias religiosas definen, en buena parte, las concepciones del bien y del mal, en temas específicos sobre los cuales las instituciones religiosas se pronuncian de manera visible", señala el informe y dice que seis de cada 10 bolivianos se declara católico.

Otro dato a destacar es el que los bolivianos creen, en su mayoría, que su religión es la única que vale. De hecho, es el país latino que más sostiene esta idea: 54% de los entrevistados defiende la primacía de su Dios

"Si bien la creencia en Dios es alta en muchos países del mundo, esto no necesariamente viene acompañado de actitudes potencialmente intolerantes hacia otras religiones, como sí sucede en Bolivia, de acuerdo con los datos de la encuesta", dice el texto.

Equidad de género "de puertas para afuera"

La mayoría de los bolivianos consultados afirmó que los derechos de los hombres y de las mujeres son los mismos. Pero, cuando se habla de los roles de la mujer, las cosas cambian y los derechos que se pregonan terminan donde comienza la materidad: la mayoría en Bolivia cree que los hijos "sufren" cuando sus madres trabajan y que el trabajo del hogar es igual de satisfactorio que "el de afuera".

"Las relaciones entre hombres y mujeres, a partir de los roles de género socialmente construidos, son un aspecto fundamental para evaluar el carácter equitativo de una sociedad, particularmente en países con historias patriarcales tan marcadas como las de los latinoamericanos", señala el documento que marca.

En esta parte de la encuesta, hay de destacar que especialmente en los países musulmanes, donde los hombres y las mujeres tienen roles completamente distintos, los promedios de aprobación de la idea de que los hijos sufren cuando sus madres trabajan son más altos. Y ni siquiera en todos: por ejemplo en Irak esa idea está menos arraigada que en Bolivia.

"Un dato relevante -dice la encuesta- en el contexto boliviano tiene que ver con el hecho de que las mujeres son, justamente, las que están más de acuerdo con la idea de que sus hijos sufren si ellas trabajan fuera de casa. Esto parece con­firmar que la sociedad boliviana hace muy poco para distribuir las responsabilidades de cuidado entre hombres y mujeres, y que las mujeres no se sienten cómodas dejando a sus hijos para ir a trabajar, lo que, en de­nifitiva, favorece a que se perpetúen los roles de género tradicionales".

Si quieres conocer en detalle algunos datos, puedes acceder a la encuesta completa haciendo clic aquí.

 



 




En esta nota