BOLIVIA

'Espiritistas' aprobaron muerte de la empresaria


El ministro de Gobierno sostuvo que se consultó si existiría alguna represalia antes de cometer el hecho. Nelly Negrete era tía de un senador opositor y desapareció 5 días

Las personas fueron presentadas en instalaciones de la Fuerza Anticrimen por el ministro de Gobierno.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

27/07/2016

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, informó hoy que la pareja que le debía dinero a la empresaria Nelly Negrete consultó con espiritistas antes de matarla para saber si es que ellos no recibirían una represalia en el espíritu por matarla.

"Los espiritistas aparecen porque se les consulta que si estaba bien que la pareja proceda a victimar a esta persona y si eso no les iba a reportar algún tipo de represalia, daño desde el punto de vista espiritual", señaló Romero en un contacto con Patria Nueva.

El Ministerio de Gobierno primero identificó a los espiritistas como "kallawayas".

El martes en la madrugada se encontró el cuerpo de la empresaria Nelly Negrete quien había desaparecido hace una semana cuando fue a cobrar una deuda. Su cuerpo fue encontrado en Pillapi a 15 kilómetros de Tiahuanaco, en Pucarani, envuelto en un yute azul, en un pozo.

La empresaria de madera salió de su casa el 20 de julio para cobrar una deuda de 200 mil bolivianos, pero nunca regresó a su casa. El martes se aprehendió a cinco personas implicadas en la muerte de la empresaria, entre ellos un menor de edad, la pareja de espiritistas y los deudores.

Romero aseveró que esta muerte fue planificada para no pagarle la deuda pendiente y acabaron con su vida utilizando una soga, con la que la asfixiaron. Informó que un menor de 16 años ejecutó del crimen.

Los deudores eran administradores de una barraca, Genaro Q. y Yola C de 21 años; los espiritistas o kallawayas son Pablo G. de 68 años, y su esposa Catalina A., de 53, y un menor de edad.

"Los espiritistas hacen una lectura y autorizan la ejecución de la persona, entonces hay una planificación material del hecho y también hay un componente simbólico", señaló Romero.

Agregó que el delito de asesinato podría tener 30 años de cárcel sin derecho a indulto.



 




En esta nota