POLÍTICA

Elecciones: políticos creen que el MAS busca asegurar el voto de los bolivianos en Argentina


El exministro Hugo Moldiz explicó que muchos ciudadanos tienen doble nacionalidad y no podrán votar el mismo día en dos elecciones diferentes. Mesa asegura que cuenta con el apoyo de los migrantes


Las elecciones en Argentina se realizarán el 27 de octubre. Lo mismo en Uruguay
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/02/2019

Opositores y analistas coinciden en que el MAS propone una modificación en el calendario electoral ante el riesgo de perder votos en Argentina y Uruguay, que compliquen su reelección. Además, una de las razones para solicitar al Tribunal Supremo Electoral que retrase los comicios es para aprovechar que cuenta con los dos tercios de los votos en la Asamblea Legislativa Plurinacional para ejecutar designaciones y definir juicios de responsabilidades, que no impulsaría en época electoral para no perder popularidad ante el electorado.

El expresidente y candidato por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, dijo que el Poder Ejecutivo cree que el Órgano Electoral es un instrumento suyo al que se le puede hacer pedidos y planteamientos de cambios de fechas. Aseguró que al TSE, “además, el tribunal dice que aún no convocó a elecciones, pero si se hace un cálculo, el 27 de octubre es la fecha a través de la cual se estableció todo el calendario de las elecciones primarias, con exactitud. Que no nos digan ahora que no hay fecha”.

Cuando se le consultó si es que Comunidad Ciudadana estaría de acuerdo con el cambio, volvió a cuestionar. “¿Y están descubriendo eso ahora?, ¿los argentinos decidieron ayer que las elecciones son esa fecha? Es increíble que nos planteemos esas preguntas. Cuando se estableció la lógica de cronología electoral debió verse todo esto y, además, la pregunta es, el 27 de octubre son las elecciones en Argentina, ¿y?”. Entonces manifestó que lo claro es que al Gobierno boliviano le interesa cambiar las elecciones; “supongo porque creerán que los votantes en Buenos Aires apoyarán al MAS, lo cual es una presunción que no tiene ningún fundamento. Nosotros creemos que los electores que viven fuera de Bolivia votarán por una opción de cambio y de transformación”.



El exministro y exjefe de campaña del MAS Hugo Moldiz respondió a EL DEBER desde el aeropuerto de Ezeiza, justamente antes de abordar un avión de Buenos Aires a La Paz. “Es para garantizar el ejercicio efectivo del derecho que tienen los ciudadanos bolivianos de votar, particularmente en Argentina. Muchos tienen doble nacionalidad, y aunque es bajo el padrón de registrados en este país, hay que garantizarles el derecho. Y votar el mismo día es hasta complicado”.

En el mapa político argentino, la expresidenta Cristina Fernández cuenta con posibilidades de convertirse en la candidata de la oposición y con probabilidad, según las encuestas, de arrebatarle la presidencia a Mauricio Macri. Un sector consideró esa posibilidad como otro posible cálculo del MAS.

Moldiz señaló que “una semana antes o una después, todo está definido”. Por ello consideró que el triunfo o derrota de Cristina Fernández, que se perfila como favorita en esas elecciones, no tendría por qué afectar al resultado que pueda alcanzar el presidente Morales”.

El abogado y analista Iván Lima Magne fue más allá. “Hay dos decisiones claves para la Asamblea: Los juicios de responsabilidades y la elección de autoridades”.



Se necesitan dos tercios de votos para definir temas como el juicio de la Calancha, u otras autoridades, y eso implica procesarlos o excluirlos. “Si se hace eso antes de la elección, el costo político es muy alto. Si no lo hace, puede ser que el próximo año no le alcance esa representación para tener control político de los procesos. Por eso, creo que al MAS le conviene adelantar la elección lo más posible”.

DESAFÍ0
El presidente Evo Morales manifestó que de ganar las elecciones en octubre será su último mandato, y por ello pidió a sus bases que quiere obtener el 70% de los votos.

CREDIBILIDAD
La oposición no le cree porque la autoridad ya dijo en otras oportunidades que no sería candidato, pero retrocedió en su decisión a pedido de las organizaciones sociales.