BOLIVIA

El 'vice' aseguró que ya no hay niños que duerman con hambre en Bolivia, pero estas cifras lo contradicen


El segundo hombre al mando del país hizo esta aseveración el fin de semana; sin embargo, informes de organismos internacionales reconocidos por Bolivia muestran una realidad distinta


El vicepresidente Álvaro García Linera. Foto: Archivo
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

02/01/2019

"La gente ahora puede ir a dormir, cenando; que no hay niños que se duermen con hambre", dijo el vicepresidente Álvaro García Linera en una entrevista el fin de semana. ¿Esta afirmación es cierta?, ¿cuáles son las cifras del hambre en Bolivia?

Según señalan los resultados de la Encuesta Nacional de Demografía y Salud, publicados en 2016, se redujo la desnutrición crónica del 32.3% al 16% en niños menores de 5 años. Eso significa que si bien ha disminuido este indicador, aún más de uno de cada diez niños en el país está desnutrido. 

Por otra parte, un estudio sobre la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que Bolivia lidera el ranking del hambre en Latinoamérica, con el 19,8% de su población subalimentada, seguida por Nicaragua (16,2%) y Guatemala (15,8%).



En el caso de Bolivia, el informe señala que es importante analizar cómo ha cambiado la situación alimentaria en los últimos años. “Bolivia tiene una subalimentación alta, pero es el país que más la ha disminuido en los últimos 20 años”, dice uno de los expertos que trabajaron en este reporte.

Otro informe, publicado en 2017 por el Programa Mundial de Alimentos, pone a Bolivia como el único país de Sudamérica en el que el hambre es "moderadamente alta", ya que tiene cifras por encima del 15% de su población sufriendo hambre. 

Más allá de las cifras, en Bolivia hay casos concretos sobre graves casos de desnutrición, uno de ellos de la niña Eva, que en marzo de 2017 fue encontrada muerta tras sufrir una severa desnutrición. También ese año, en julio, la joven  Naomi, una menor de Guanay que fue derivada a un hospital de El Alto, llegó con un peso de siete kilos. En 2018, Limberth, un niño de 13 años, fue trasladado de emergencia al Hospital Holandés de Ciudad Satélite, a donde llegó con una desnutrición grave y un peso de 10 kilos.  

Si bien en Bolivia se están haciendo esfuerzos por combatir y erradicar el hambre, especialmente en niños, por ejemplo a través del Programa Multisectorial Desnutrición Cero, en base a la Ley N°775 de Promoción de la Alimentación Saludable, aún queda mucho por hacer, así lo demuestran tanto las cifras oficiales como algunos de los casos citados. 





 




En esta nota