POLÍTICA

El país paró parcialmente; cívicos hablan de reforzar su estrategia por el 21F


El paro cívico se cumplió en sectores de Tarija, La Paz y Cochabamba. Los intentos de bloqueo y cierre de negocios funcionó solo en algunos sectores. El MAS califica de fracaso la medida de los cívicos en contra de la habilitación del binomio oficialista


El No estuvo presente en la movilización de este 21 de agosto en la sede de Gobierno. FOTO: AFP / APG NOTICIAS
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/08/2019

El paro cívico nacional se acató parcialmente ayer en las ciudades de La Paz, Tarija y Cochabamba. En Santa Cruz no se sintió la protesta porque el Comité Cívico decidió suspender la medida ante la emergencia departamental a causa de los incendios que azotan a la región chiquitana.

Desde el oficialismo calificaron el paro nacional como un fracaso, y ahora el sistema cívico menciona la necesidad de reforzar su estrategia de lucha en defensa de los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016, para exigir la renuncia del binomio oficialista y la dimisión de los vocales del Tribunal Supremo Electoral.

En la capital tarijeña y municipios adyacentes se cumplió la medida con más contundencia, aunque algunos sectores, como los gremiales y transporte libre, se resistieron a acatar el paro.



En Villa Montes, Yacuiba y Bermejo las actividades fueron normales por decisión de los comités cívicos. En Bermejo tampoco hubo protesta por considerar que se perjudicaría el comercio fronterizo, pero integrantes de la plataforma ciudadana Bolivia Dijo No instalaron un punto de bloqueo en la plaza de esa localidad.

El presidente del Comité Pro Intereses de Tarija, Carlos Dávila, calificó de exitoso el paro en la ciudad porque hubo más de 60 puntos de bloqueo de avenidas y calles de la capital tarijeña.

Por su lado, la presidenta del Comité Cívico de Entre Ríos, Janeth Molina, dijo que la protesta se acató en esa localidad de la provincia O’ Connor, ya que el comercio y las entidades financieras cerraron sus puertas. Solo trabajaron la Alcaldía y la Subgobernación debido a que sus autoridades son afines al MAS.

En la sede de Gobierno, el paro tuvo un impacto parcial, aunque logró más efectividad en la zona sur de la ciudad de La Paz, donde fueron instalados más de 28 puntos de bloqueo que disminuyeron el tráfico de vehículos en los barrios Calacoto, Los Pinos, Achumani, Irpavi, Cota Cota, Obrajes y el centro de la ciudad.



Pese a que los bloqueos fueron ejecutados según lo programado, se observó escasa presencia de vecinos y activistas. No más de medio centenar de personas cerraron la calle 21 de Calacoto, a la altura de la iglesia de San Miguel.

Otro grupo de personas, que se identificó como transportistas perjudicados por el paro, se pusieron al frente de los bloqueadores e intentaron levantar la medida, lo que generó un amago de enfrentamiento. La Policía intervino para evitarlo. Sin embargo, la medida de presión fue acatada por comerciantes, por los oficinistas de ese sector que no trabajaron y por los colegios para resguardar a sus estudiantes.

En el centro de la ciudad, específicamente en la Plaza del Estudiante, se registraron arengas de los movilizados en defensa del 21-F, en medio de un fuerte contingente policial, mientras que en la avenida 6 de Agosto, el exdefensor del Pueblo y dirigente del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), Rolando Villena, dijo que hubo forcejeos con la Policía, aunque no pasó a mayores.

Por su lado, el rector de la Universidad Mayor de San Andrés, y miembro del Conade, Waldo Albarracín, prefirió no referirse a la contundencia de la medida, solo dijo que se hizo sentir con la fuerza necesaria.

En la ciudad de Cochabamba hubo bloqueos esporádicos y se produjo la aprehensión de, al menos, seis personas, informó el comandante departamental de la Policía, Raúl Grandi. El dirigente cívico Juan Flores indicó que ahora está en agenda el paro cívico indefinido desde el 10 de octubre. “Sin embargo, reforzaremos la estrategia, para que el Gobierno no pueda influir”, dijo.



Hubo movilización

En Oruro se realizó una marcha de protesta a la cabeza de un Comité Cívico transitorio. Hugo Gutiérrez dijo que ellos saldrán en la defensa de los intereses de esa región. En horas de la tarde también se movilizaron en Chuquisaca.

Beni, en la provincia Vaca Díez, acató parcialmente. Según el presidente cívico de Riberalta, Ismael Vega, se logró paralizar un 60%, aunque muchas actividades fueron casi normales.

El oficialismo

En tanto, el Gobierno, a través del canciller Diego Pary, calificó el paro cívico como un “fracaso”. En esa misma línea se pronunció el ministro de Comunicación, Manuel Canelas. “Consideramos que el paro ha sido un fracaso, los reportes que nos han mandado, las imágenes que hemos visto (...) muestran que había un libre tránsito y un desenvolvimiento normal”, insistió Canelas.

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia rechazó el paro cívico y lamentó que las personas utilicen sillas, muñecos y pitas para implementar bloqueos. “En algunos lugares están haciendo un paro con una mínima cantidad de gente”, afirmó el dirigente Santos Ramos.

El gobernador de La Paz y candidato presidencial por el MTS, Félix Patzi, dijo que los partidos de la oposición se apropiaron del 21-F, que es del pueblo, y aseveró que la movilización en su defensa perdió fuerza, pues el paro “no fue contundente”.



 




En esta nota