BOLIVIA

El 'gringo' rinde cuentas de sus gastos al Senado


El presidente de la Cámara Alta renunció a muchos beneficios de los que gozaban sus antecesores. En los últimos días tuvo un cruce verbal con Carlos Sánchez Berzain

El presidente del Senado, José Alberto Gonzales lamentó las ofensas en su contra por su decisión de vestir una pollera como acto de reivindicación
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/01/2016

607.111 bolivianos ahorró el titular de la Cámara de Senadores, José "gringo" Alberto Gonzales, según datos de la audiencia final de rendición pública de cuentas 2015-2016. Se prescindió de vehículos, viáticos, uso de teléfono y cuerpo de seguridad. 

"Nosotros teníamos un presupuesto de 183.000 bolivianos, para servicios de seguridad, yo tenía un cuerpo de edecanes a mi disposición y tenía que pagarles ese monto, pero como yo tengo una protección extraterrenal prescindí de ellos, logrando ahorrar ese dinero", contó el legislador. 

Conoce más: Dura polémica entre ‘Gringo’ y Sánchez Berzain

El dinero acumulado por el presidente estará destinado al nuevo edificio de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), junto con lo acumulado por la Cámara de Diputados, que según informó su presidenta, Gabriela Montañño, asciende a 8.387.613 bolivianos y el ahorro general de todo el Senado que llega a 4.089.107 bolivianos.

Para el servicio de seguridad se tenía un presupuesto de 311.496 bolivianos, dinero que también fue ahorrado. "Tenía ese monto para policías que tenían que cuidarme, yo no sé de qué; si entre mi suegra, mi esposa, mi hija, mi nieto y teniendo hasta el FBI persiguiéndome no necesitaba gastar esa plata”, sostuvo.

Lee también: "Gringo" usa pollera como "desagravio" a las mujeres

Gonzales también recortó el monto asignado a dos vagonetas que estaban a su disposición, cuyo combustible asignado estaba valuado en 50.000 bolivianos. "En el caso del teléfono sigo usando mi teléfono, muchos se ríen y se burlan, me dicen que estoy totalmente perdido y desactualizado, pero yo me siento feliz y muy mal no me va", comentó

Además se devolvieron cerca de 9.000 bolivianos de 28.000 asignados a viáticos. "Por ultimo una mala costumbre que asumí cuando trabaja en el servicio exterior es la de devolver mis viáticos", contó, ante la atenta mirada de los presentes. 



 




En esta nota