SANTA CRUZ

El boom del asaí y sus bondades


La pulpa de la fruta de esta palmera es parte de la oferta en varios locales 

Foto: Hernán Virgo

16/07/2017

Unos dicen que sabe a chocolate, otros que es una combinación entre nuez y grosella y hay quien no encuentra palabras para describir la sensación del asaí en el paladar porque es un gusto adquirido, a pesar de que la palmera que produce el fruto abunda en el norte cruceño, así como en Beni y en Pando.  
Asaí, acai o euterpe precatoria, como quiera llamarla, es una pulpa que se está poniendo de moda. El boom en Europa y EEUU, que compran asaí en grandes cantidades a Brasil, sucedió hace menos de dos décadas, pero nuestros abuelos y bisabuelos lo conocían bien y de mucho antes, hasta que se fue perdiendo, al punto de que las generaciones actuales están conociendo este fruto de la palmera del palmito en parte, porque los estudiantes brasileños lo han puesto sobre la mesa, y, en otra medida, porque han empezado a surgir negocios y emprendimientos locales en  torno a este pequeño supernutriente, muy rico en antioxidantes y más pequeño que una uva. 
“En el mundo entero el asaí ya es parte de la dieta alimenticia dentro de una línea verde”, adelantó Víctor Hugo Paz, ingeniero agrónomo cruceño. 

En Bolivia

Según Ruth Delgado, gerente del Proyecto de acopio y consumo de asaí, los abuelos sacaban la pulpa en tacú y las palmeras son producción natural del bosque. “La palmera de asaí es originaria de la Amazonia, hay cientos de hectáreas de ella y crece de manera natural”. Apuntó además que la Fundación Amigos de la Naturaleza apoya a las comunidades de estos lugares para que desarrollen una actividad económica sostenible en torno a esta fruta, para que se genere empleo y se dé valor agregado a los productos.

Aprovechar el asaí para extraerle la pulpa es una práctica que se está recuperando. 

Las palmeras miden 30 m de altura, sus tallos son delgados, por los que se tiene que trepar para llegar a las pengas. Cada palmera tiene entre cuatro a cinco pengas y cada una pesa alrededor de ocho kilos. La cosecha es de forma artesanal. Como no se fumiga la planta, se dice que el fruto es orgánico.
Cada kilo de asaí se comercializa a Bs 8 en Bolivia. Aunque en el extranjero esto se multiplica fácilmente en mucho más, no por nada lo llaman el oro negro de la Amazonia. Brasil es el productor mundial de asaí (Belém do Pará es su mayor proveedor), aunque este existe en Bolivia (en el norte de Concepción y San Ignacio y en la Reserva Forestal del Bajo Paraguá), en Perú y Colombia. Brasil lo exporta deshidratando la pulpa hasta convertirla en polvo liofilizado. 

Cómo lo consumimos
Poco a poco su sabor está entrando al mercado cruceño y boliviano. Paz, gerente general de Asaí Fruits, asegura que ha tenido conversaciones con interesados de Tarija y La Paz que quieren dar a conocer su sabor y sus bondades. Se lo consume como pulpa congelada en batidos, jugos o como helado. 

Bondades para la salud
Según un artículo de Nutrition and healthy Eating los frutos de asaí contienen antioxidantes, fibra y grasas saludables para el corazón. Es posible que tengan más contenido de antioxidantes que otros frutos rojos comúnmente consumidos (arándanos rojos, arándanos azules y frutillas), sin embargo, no se han realizado muchas investigaciones y no se han comprobado los beneficios para la salud que se les atribuyen. A decir de Ruth Delgado, la pulpa de asaí tiene un efecto saciante, de ahí que quienes quieren bajar de peso lo aprecian tanto.
 
Asaimanía
Grace Kelly Orellana, riberalteña, tiene tres negocios, uno en Riberalta, otro en Guayaramerín y el tercero en Santa Cruz, este último sobre el tercer anillo interno, zona universitaria. La pulpa que se sirve en bols, vasos de jugo o en copas de banana split es de un morado intenso y la compra de los productores de Beni y Pando. Las opciones van desde Bs 15 hasta Bs 35 de lunes a sábado de 8:00 a 22:00.

Acai bar
Abrió sus puertas hace dos años, sus propietarios son tres jóvenes (Leonardo Valdés, Georgina Villalón y Mildred Vargas) que tomaron conocimiento de la pulpa en Brasil, donde se la ofrece en cualquier ‘lanchonete’ (cafetería). “No sabíamos si iba a pegar, colocamos un espacio chiquitito en la avenida Alemania y ahora tenemos tres locales que abren de 9:00 a 21:00”, cuenta Leonardo, a tiempo que señala las pizarras con las opciones de frapés con combinaciones de otras frutas o leche como asaí y manzana verde, o asaí y tamarindo, por ejemplo.

Asaí Fruits
Es el emprendimiento de hace cinco meses del ingeniero agrónomo Víctor Hugo Paz que primero quiso introducir el asaí al sector agropecuario y terminó abriendo su propia franquicia que tendrá cuatro locales en total. Empezó en la av. Beni importando pulpa de Brasil, ahora ya la compra de Pando y Riberalta de los comunarios, con algunos de los cuales se ha asociado. En breve abrirá en Equipetrol, Las Palmas y en el sur, con una variada oferta a base de asaí