BOLIVIA

El MAS no prevé una respuesta en la calle para el 10 de octubre


Colectivos protagonizarán concentraciones en defensa de la democracia y los resultados del 21-F.  El oficialismo destina todos sus esfuerzos a los actos por los 50 años del Che 

Colectivos ciudadanos esperan que miles de personas se den cita en plazas del país

09/10/2017

No alistan una concentración masiva. El Movimiento Al Socialismo (MAS) y sus organizaciones sociales no protagonizarán ningún acto en el día en que se conmemorarán 35 años de la recuperación de la democracia (10 de octubre); colectivos ciudadanos sí preparan movilizaciones y anuncian que enfatizarán la defensa de los resultados del referendo del 21 de febrero de 2016, donde ganó el No a una nueva repostulación de Evo Morales.

La jefa de la bancada oficialista en la Cámara de Senadores, Nélida Sifuentes, reaccionó desconcertada cuando se le preguntó si habría algún acto para el martes. “¿Cuándo? No, no tengo ninguna información, no hay nada todavía”, señalo en un breve contacto telefónico.

Todos los esfuerzos se concentran en los actos por los 50 años del Che en Bolivia, que tienen lugar en Vallegrande (Santa Cruz), según explicó el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada. A su juicio, “esta movilización del 9 (de octubre), de alcance nacional e internacional, es la que demuestra que la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) tiene una gran incidencia en la vida política nacional”.

Varias convocatorias para concentraciones el 10 de octubre son difundidas por activistas en redes sociales. Esa jornada se conmemora los 35 años del restablecimiento del sistema democrático en Bolivia.

Ilya Fortún, integrante de la plataforma Fuerza Ciudadana en La Paz, sostuvo que “la gente tiene que decir si se queda callada y vive de rodillas, o sale a decir basta”. Instó a que la población participe del cabildo que tendrá lugar en la plaza Mayor de San Francisco; algo similar sucede en Santa Cruz, donde existen invitaciones a salir a plazas para reivindicar la democracia, bajo la consigna de que “el coraje es contagioso”.

La Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa, parte de Conalcam, sostiene que no existe ningún temor a medir fuerzas con la oposición en las calles, de acuerdo a su máxima dirigente, Juanita Ancieta. Pero explica que, por ahora, no siente la necesidad de mostrar su poder de convocatoria en las calles.

“Si nosotros vamos a tener que defender el proceso de cambio, lo vamos a hacer. Mucho tiempo ya hemos descansado, pero si tenemos que marchar de un departamento a otro, no nos hacemos lío”, aseveró la ejecutiva.

Mientras que el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Guido Mitma, cree que las acciones del MAS para lograr  la reelección indefinida son "totalmente contrarias al proceso de cambio" y llama a la población a “defender la democracia”.

Crítica a opositores

El ministro de la Presidencia, René Martínez, insistió ayer en que los actos que protagonizarán colectivos el 10 de octubre son parte de un "plan conspirativo" que emerge de la relación estrecha entre partidos de la derecha, Luis Almagro y el prófugo por la masacre de octubre, Carlos Sánchez Berzaín. Incluso acusa a activistas de recibir “fuertes ingresos de financiamiento”.

Al respecto, el viceministro Rada sostiene que es bueno que la oposición recuerde la recuperación de la democracia. “Van más de 30 años de la democracia y durante todo ese tiempo estos colectivos, que son los mismos partidos de la derecha, no se habían acordado de estas fechas”, dijo.

MAS elude polarizar

A criterio de dos analistas políticos, el oficialismo elude confrontar a la oposición en las calles y prefiere apostar por otras estrategias para lograr sus objetivos, tal es el caso del recurso jurídico que pretende habilitar como candidato a Morales para los comicios de 2019.

“El 10 de octubre es un día emblemático para Bolivia y es el mejor momento para expresar la  protesta. Está claro que lo que hace el MAS es salirse del marco de la constitucionalidad para entrar a un ciclo de manejo autoritario”, considera Gustavo Pedraza. 

Para él, que el MAS no salga a las calles el martes es parte del “suicidio político del caudillo que será comprobada en las urnas”. Califica de “desacertado” que no aliste actos por la democracia y advirtió una pérdida de credibilidad del “proceso de cambio”. 

Según Luis Andia, se observa una diferencia profunda entre ambos bandos. “Creo que el MAS cree que no vale la pena confrontar y por eso se dedica a lo que es importante”, declaró. 






e-planning ad