POLÍTICA

El MAS inicia batalla legal para repostular a Evo pese al No del 21-F


Presentó un recurso abstracto de inconstitucionalidad que borra los límites de reelección para todas las autoridades. Se basa en el Pacto de San José y cambiaría la Constitución sin pasar por el pueblo

El jefe de Estado se pronunció hoy a través de su cuenta oficial en Twitter. (Imagen de archivo)

19/09/2017

La bancada del Movimiento Al Socialismo, apoyada por dos diputados elegidos bajo bandera de Unidad Demócrata, presentó ayer ante el Tribunal Constitucional un recurso abstracto de inconstitucionalidad a todos los artículos de la Ley Electoral 026 y de la Constitución Política del Estado, que ponen límite a la reelección de autoridades. De aprobarse, el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera quedarían habilitados para buscar un cuarto mandato consecutivo, pese a que más de la mitad de los votantes rechazó esa posibilidad en el referendo del 21 de febrero de 2016. Además, gobernadores, alcaldes, diputados, senadores y concejales se verían beneficiados con la posibilidad de ampliar sus mandatos cuantas veces los respalden las urnas.

Al conocer este recurso, la oposición no ahorró en apelativos y consideró que era un intento de instaurar una tiranía o de conducir al país por las rutas venezolanas. Para el oficialismo, se trata simplemente de restituir derechos políticos confiscados por la Constitución y la Ley Electoral.

Con Evo fuera
Mientras Evo Morales estaba en Nueva York, contándole al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de la agenda patriótica 2025, de la demanda marítima contra Chile en La Haya y pidiéndole un rol más protagónico del organismo multilateral en guerras, intervencionismo y cambio climático, sus asambleístas copaban las ventanillas del Tribunal Constitucional en Sucre. Allí, el diputado David Ramos aseguró que no era solo un recurso presentado por la bancada del MAS, sino también de la oposición -debido a la firma de los diputados Víctor Gutiérrez y Simón Paredes- y que pretende restituir los derechos políticos y humanos a todas las autoridades electas.

Con el recurso se pretende apartar del ordenamiento jurídico nacional algunos incisos de los artículos 52, 64, 65, 71 y 72 de la Ley 026; los artículos 156, 168, 255 y 258 de la Constitución Política del Estado. Todos ellos limitan la reelección de autoridades de los órganos Ejecutivo y Legislativo a dos mandatos. 
Cuando se le consultó a Ramos cómo quedaba la decisión soberana del pueblo expresada en el No del referendo del 21-F, el diputado dijo que en esa consulta hubo paridad de resultados, con un 50% que rechazaba y un 50% que aceptaba la repostulación del binomio presidencial. “Se están reivindicando los derechos no solo para el presidente y vicepresidente, sino para gobernadores, alcaldes, asambleístas nacionales, departamentales y concejales”, añadió.

El senador oficialista Milton Barón acotó que se busca que el Estado boliviano aplique el Pacto de San José de Costa Rica, que ratificó en 1993, por lo que el Tribunal Constitucional se debe pronunciar sobre un control de convencionalidad.

Recordó que la Constitución establece que si los tratados internacionales reconocidos por el Estado tienen derechos más favorables para el ciudadano, se deben aplicar estos en lugar de los que están en el texto.

A finales del año pasado, el Movimiento Al Socialismo se planteó cuatro vías para tratar de repostular a Morales. La primera es convocar un nuevo referendo por iniciativa popular (recolectar la firma del 20% del padrón electoral nacional), la segunda era una reforma al artículo 168 que limita la reelección a un solo mandato (también requiere referendo refrendatorio), la tercera era una consulta al Tribunal Constitucional (“el método sandinista”, describió García Linera) y la cuarta era la renuncia anticipada de Evo Morales para tratar de habilitarse a un nuevo periodo. Ayer, la tercera vía fue la elegida.

Reacciones
En la vereda opositora no cayó nada bien la noticia del recurso de inconstitucionalidad. Para Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional, el pueblo ya dijo que no el 21-F y este será el primer Gobierno democrático que desconozca la voluntad popular expresada en las urnas. En su opinión, esta decisión lleva al país por el camino venezolano. “No podemos dejar que vaya por ese camino”, acotó.

Para Ernesto Suárez, una de las cabezas de Demócratas, con esto se prueba que Evo Morales es un tirano que no quiere abandonar el poder ni está de acuerdo con la alternancia. Recordó que cuando se llegó al pacto político que allanó la aprobación de la nueva Constitución, Morales aseguró que había renunciado a un tercer mandato, cosa que no cumplió al habilitarse a las elecciones de 2014 a través de la interpretación de la CPE. Ahora, cree que trata de conseguir
nuevamente la venia del Tribunal Constitucional para evadir la voluntad popular expresada el 21-F.

Por ese lado viene la argumentación de José Luis Santistevan, asambleísta departamental de Demócratas y abogado constitucionalista. Asegura que el TCP debería rechazar el recurso abstracto, por el simple hecho de que ya tienen un fallo de lo que preguntan. En su opinión jurídica, al habilitar a Morales en 2014 ya fallaron sobre el artículo 168 de la Constitución (que limita a dos periodos continuos el mandato presidencial). En caso de ser admitido, el TCP deberá considerar si levanta un artículo refrendado por la soberanía popular el 21-F, que es la máxima instancia de la democracia, es decir, que el límite del poder que figura en la Constitución ha sido refrendado por el pueblo con un instrumento previsto por el Pacto de San José de Costa Rica, el referendo.  

“Tercer elemento: un recurso abstracto de inconstitucionalidad no se presenta sobre cosa juzgada y el Tribunal y los asambleístas ya se han pronunciado sobre el artículo 168 de la Constitución. Pero todo esto hablando técnicamente, la realidad política es otra. Si el TCP se comporta como se ha comportado hasta acá, la respuesta será distinta. Es un tribunal que está de salida, y no le importará que su fallo destruya más institucionalidad del Estado. Si el TCP admite el recurso, estará cambiando la Constitución sin tener la atribución para hacerlo”, explica.  

Para Franz Flores, analista político, con esta acción Morales estaría tomando el camino de Nicolás Maduro (Venezuela) y Daniel Ortega (Nicaragua), torciendo la norma para seguir en el poder. Si lo consigue, la única salida será electoral, ganándole la batalla en las urnas. 



En esta nota



e-planning ad