BOLIVIA

Detención domiciliaria para uno de los patrones de Tomasita


La mujer fue esclavizada por casi 40 años por una familia en la ciudad de La Paz. El Ministerio Público no tiene indicios sobre el paradero de los demás procesados


El Ministerio de Justicia representa jurídicamente a la mujer víctima de abusos. (Imagen de archivo)

28/09/2017

José O. R. (21) recibió medidas sustitutivas dentro del proceso judicial iniciado por la esclavitud a la que fue sometida por casi 40 años Tomasita Machaca (58). El joven fue aprehendido por la Policía el miércoles y la Fiscalía solicitaba su detención preventiva en un recinto penitenciario, por temor a fuga y obstaculización de la investigación.

El hijo menor de la familia a la que sirvió la mujer es procesado por la presunta comisión de los delitos de delitos de trata y tráfico de personas y privación de libertad en grado de complicidad. “Él ha estado presente en todas las agresiones físicas y psicológicas de la víctima”, explicó la fiscal del caso, Patricia Miranda.

Conoce más I Desaparece la familia que esclavizó a Tomasita

Según el abogado de entorno familiar acusado, Jorge Valdivia, lamentó la decisión judicial y explicó que José fue “criado” por Tomasita, que a su juicio “lo ama como una madre". Sostuvo que no tiene sentido que se encaminen las indagaciones hacia el muchacho, que, según su versión, no conoce nada sobre lo sucedido.

“Es la única persona que se ha encontrado alrededor del domicilio donde estaba esclavizada la víctima”, agregó la investigadora. Hace días se informó que ni la Policía ni el mismo abogado que los representa saben dónde está la familia implicada en los abusos a la mujer.  

Lea también I Tomasita retoma su vida y el caso reabre un debate

Tomasita, que por ahora vive en la ciudad de El Alto con Julián, uno de sus cuatro hermanos, ahora desempeña labores de mensajería y limpieza dentro del Servicio Plurinacional de Asistencia a la Victima (SEPDAVI), dependiente del Ministerio de Justicia y Transparencia.

Según esa instancia, que la representa jurídicamente, la mujer trabajó como empleada en una casa de la calle 15 de Calacoto (La Paz) durante 38 años, tiempo en el que nunca recibió sueldo ni se benefició con vacaciones. Denuncian que además fue maltratada física y psicológicamente, al grado que pretendían amputarle una pierna malherida.



En esta nota



e-planning ad