ENTREVISTA

Denis Racicot: “Hubo un retraso con los informes de 2015 y 2016”


Se va del país. Pero informó que se hará el monitoreo sobre derechos humanos desde Santiago de Chile. No ve retrocesos en Bolivia en materia de derechos, aunque sí 
señala que hay todavía dificultades. Su oficina cierra en Bolivia a fines de 2017

El representante pasará a retiro diplomático en agosto
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

29/06/2017

Son los últimos meses en los que realiza labores sobre Derechos Humanos en Bolivia y no afloja el ritmo. Su última actividad fue en Tiquipaya, adonde acudió, como muchos embajadores, a la Cumbre de los Pueblos que organizó el Gobierno. Reticente a dar entrevistas, esta vez accedió a hablar de su trabajo, que acaba en diciembre.

Al terminar su misión en Bolivia, ¿cómo deja el país en materia de DDHH?
Todavía tenemos que presentar nuestros informes de 2015 y de 2016, tenemos que presentarlos en su momento, así que el momento de la decisión será para hacer una especie de balance global. Obviamente, como en el pasado, hubo avances significativos en varios temas: Por otra parte es un país donde se ha trabajado de forma progresiva en el mejoramiento de la promoción de DDHH y también hay algunos temas que necesitan algún trabajo.

Si bien hubo avances, ¿cree que hubo retrocesos?
No diría retrocesos, sino que son dificultades inherentes a cada país en sus procesos (...). No quisiera que se vea desde esta perspectiva, será parte del balance de su momento, porque hay que aportar comentarios, siempre hay matices; retrocesos, yo no creo. Hay que evaluar pero no podemos hablar de eso; pero hay temas que necesitan más esfuerzo para garantizar su consolidación en su momento.

¿Es Bolivia el único país que no tendrá oficinas del Alto Comisionado de la ONU?
En la región, los únicos países que tenían una oficina nacional eran Colombia y Bolivia, todos los otros países no tienen una oficina nacional como la que tenemos acá desde 2007 y llegamos porque el Gobierno pidió al Alto Comisionado; y una oficina nacional siempre aporta, pero también tiene una visión objetiva sobre los DDHH.

El monitoreo de la situación de DDHH, ¿desde dónde se hará?
La oficina está en Santiago de Chile y entonces en el momento de cerrar las operaciones nuestras, acá, esta oficina, se encargará de hacer el seguimiento para asistencia técnica y la promoción de los DDHH en Bolivia, como lo está haciendo para Perú, Brasil, Ecuador, Paraguay, Uruguay y para Bolivia en el futuro.

¿Hasta cuándo deben ser presentados los informes de 2015 y de 2016?
Sí, hubo un retraso de la producción por crisis internas  nuestras, pero por un pedido de diálogo con el Alto Comisionado aceptamos una propuesta del Estado boliviano de que nuestros informes no fueran parte del punto dos del Consejo de DDHH, sino un informe que se presentaría públicamente en el país. Ya se ha preparado el informe de 2015 y de 2016, pero de algún modo también nuestro propio proceso interno explica el atraso de presentación de estos dos informes; pero si se han realizado informes en fecha posterior a la forma cómo lo hacíamos en el pasado, cuando lo trabajábamos en el Consejo de DDHH. Teníamos que coincidir con la sesión de marzo de cada año y lo presentábamos el mismo día que en Ginebra, pero en estos dos casos (2015 y 2016) ya no se hizo por el acuerdo que se logró entre el Gobierno de Bolivia y el Alto Comisionado.

En Ginebra dicen que habrá un monitoreo permanente, ¿eso significa que preocupa la situación de DDHH?
Lo que hay que ver es que en algunos temas hay un trabajo útil de promoción que hay que seguir en todos los países de la región; también cada país tiene distintos problemas internos y la oficina que tenemos, aunque no presenta un informe sobre la situación interna de estos países, se ocupa de monitorear lo mejor que puede lo que está ocurriendo.

¿El cierre de las oficinas es para fin de año?
Por el momento, sí, el mandato fue desde agosto de 2015 hasta el final de 2017 pero esa vez nos dijeron que la renovación iba a ser la última, eso es lo que se acordó.

¿Será el mismo trabajo desde Chile?
Tenemos profesionales de primera calidad, con 20 años de experiencia profesional en el país, entonces con ese equipo tenemos más posibilidad de mirar mucho mejor la situación. Un ejemplo, todos los días veo cuatro diarios del país, entonces trato de seguir la situación interna de Bolivia eso es más difícil cuando uno está en el exterior, una oficina nacional genera la virtud de estar en la cotidianidad del país y eso es una ventaja, pero queremos mejorar el monitoreo. 



 




En esta nota