SANTA CRUZ

Daño ambiental en las riberas del Río Grande


Unas 20 chancadoras instaladas en la zona de Abapó, abocadas a la explotación de áridos, han originado la situación.

EL DEBER llegó hasta el lugar para verificar la situación. Foto: Igor Ruiz
Escuchar el artículo Pausar Lectura

08/07/2017

Dentro de un área ANMI (Área Natural de Manejo Integrado), unas 20 chancadoras instaladas sobre el Río Grande o Guapay por la zona de Abapó, han originado un daño ambiental ya que los cajones que encauzaban las aguas, están prácticamente deshechas. Funcionarios de la Gobernación llegaron hasta el lugar y ratificaron el daño.

Esta situación origina que los peces que normalmente en los meses de mayo y junio arriban para desovar, no lo puedan hacer. Las chancadoras están instaladas en las mismas riberas del río y han abierto camino prácticamente hasta la playa, sacando los cordones.

EL DEBER pudo constatar (ver el video adjunto) lo que sucede en Abapó. El ruido de las máquinas también origina que los peces no lleguen al lugar. Para los pobladores de la zona también es un perjuicio porque tampoco pueden pescar.



 




En esta nota