PAPELES DE PANAMÁ

Consulado de Bolivia visó 57 sociedades en Panamá


La representación diplomática boliviana puso su firma y sello en otorgaciones de poder y de pactos sociales desde 2007



29/10/2017

“Confirmamos la adquisición de la sociedad: Riante Company S.A. (…) Por favor, qué necesitan para la emisión de las acciones (¿solo fotocopia de pasaporte?), será la misma persona que sea representante de la sociedad. El poder lo requerimos legalizado ante el consulado de Bolivia (…)”, se lee en el mensaje que el 6 de febrero de 2015 envió una abogada de un bufete boliviano a Mossack Fonseca.

Así como en Riante Company S.A., el consulado de Bolivia en la República de Panamá legalizó

57 sociedades offshore. Desde 1994 hasta 2015, según la revisión de los 15.460 correos y documentos de la filtración de los Papeles de Panamá, el bufete panameño creó unas 127 empresas pantalla que están, de alguna forma, relacionadas con bolivianos. De este total, la representación diplomática boliviana en Panamá visó los documentos de 57.

Otorgaciones de poder y pacto social de las empresas anónimas es lo que, principalmente, Mossack Fonseca remitió al consulado. Este trámite es parte del paquete que ofrece, pero quien elige si lo toma o no es el beneficiario a través del bufete que contrata como su intermediario, que puede ser de su país de origen o del exterior. Por este trámite la firma panameña cobra $us 270 y el consulado (hasta 2015) $us 85, por la legalización.

Desde 2007 hasta 2015, un promedio de dos documentospor empresa pasaron por manos de la representación diplomática boliviana. Pero “¿es una obligación hacerlo?”. La respuesta del economista boliviano, que pidió la reserva de su nombre y que asesoró a Mossack Fonseca, es ‘no’. Él cree que quienes lo hicieron es porque iban a realizar algún tipo de negocios con esas offshores en Bolivia y debían registrarlas.

El acceso a los documentos permitió identificar los nombres de quienes estaban detrás de las

127 offshore, incluso de aquellos cuyas acciones estaban al portador, es decir que no figuraban públicamente como accionistas.

Esta base de datos permitió armar los perfiles de los 275 bolivianos (o extranjeros relacionados con Bolivia) basados en su huella digital e identificar el sector en el que se desempeñan en Bolivia. Los que están detrás de las 57 offshores que pasaron por el consulado se dedican principalmente al agro, seguros, bancos y minería.

Al embajador de Bolivia en Panamá se le hizo una serie de preguntas sobre la legalización de las offshores, pero mediante una carta Rafael Bandeira Arze, derivó la entrevista al Ministerio de Relaciones Exteriores. Del canciller Fernando Huanacuni Mamani, desde principios de septiembre hasta la fecha de esta publicación, no se obtuvo respuesta.

Se buscó contactar al canciller Huanacuni mediante la Unidad de Comunicación de la Cancillería, por correo electrónico, y por llamadas telefónicas. Los mensajes que se le envió a su teléfono celular, vía WhatsApp, quedaron ‘vistos’, pero no respondidos.

El 16 de octubre se le remitió una carta por courrier, con el cuestionario adjunto, tal como lo había solicitado su Jefatura de Comunicación. Hasta la fecha se sigue esperando respuesta.

Al excónsul de Bolivia en Panamá, Julio Antelo Salmón, que estuvo al frente de ese cargo diplomático durante 25 años (hasta 2013), también se le solicitó una entrevista en dos ocasiones, pero evitó referirse al tema.






e-planning ad