POLÍTICA

Cívicos instalan su huelga de hambre y la Policía acuartela a sus efectivos


En la capital cruceña hay piquetes en la plaza principal y en la Villa Primero de Mayo. Cochabamba lo instaló en un templo y Tarija lo hizo en la institución cívica. Anticipan que irán sumando los huelguistas y el MAS critica las movilizaciones


El momento en que el presidente cívico cruceño, Fernando Cuéllar, ingresa al piquete de huelga
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

14/12/2018

Hay tensión en el país. Mientras los cívicos masificaron ayer los piquetes de huelga de hambre en, al menos, tres departamentos para exigir que los vocales del Tribunal Supremo Electoral anulen la resolución administrativa que habilita la candidatura a la reelección de Evo Morales y de Álvaro García Linera, el Comando de la Policía cruceña anunció que se acuartela para estar en alerta.

Las protestas comenzaron en Santa Cruz, Cochabamba y Tarija al filo del plazo para que el Órgano Electoral se pronuncie sobre las tres impugnaciones presentadas contra el binomio oficialista.

Los cívicos intensificaron las medidas de presión luego de que este miércoles se venciera el plazo de 72 horas que fijaron a los vocales para que anulen la resolución 645, en la que habilitan al binomio oficialista.



En la capital cruceña, la plaza 24 de Septiembre congrega a los ayunadores. A las 19:00, el presidente cívico, Fernando Cuéllar, y representantes de 10 sectores ingresaron al piquete de huelga de hambre instalado al frontis de la Casa de Gobierno. Al inicio, el listado sobrepasó las 20 personas, pero luego de dos horas continuaban esperando a más huelguistas. En el lado de la catedral está el otro piquete que inició el 4 de diciembre frente al Tribunal Electoral Departamental, pero que luego de la quema del edificio se trasladó. En este último hay 13 personas. “Así como estamos haciendo un gran sacrificio, poniendo en riesgo nuestra vida, nuestra integridad, es la forma de cómo el país, el mundo y los gobernantes tienen que escuchar la voz del pueblo que pide que cumplan con la Constitución, las leyes y respeten nuestro voto”, indicó Cuéllar.

Por la mañana, un grupo de ciudadanos de la Villa Primero de Mayo abrió su piquete de huelga de hambre en la plaza de esa ciudadela. Primero ingresaron dos ayunadores, pero hasta la tarde había seis huelguistas. “Creemos que tenemos que mantener la línea de la manifestación pacífica, para hacer escuchar nuestra voz y que el Gobierno sepa el descontento del ciudadano, porque queremos que se respeten los valores de la democracia y no tiene que haber reelección”, indicó Andrés Romero, que aclaró que este movimiento lo encabezan ciudadanos de ese sector de la ciudad.

De su lado la presidenta del Concejo Municipal de Santa Cruz, Angélica Sosa, dijo que como miembro de la agrupación Santa Cruz para Todos apoyará todas las manifestaciones pacíficas en defensa de la democracia. “Ojalá que todos pudieran luchar por unificar el país”, dijo expresando su decepción de que los opositores no hayan podido conformar un frente único. Por la noche, la municipalidad inauguró el alumbrado de la plaza con ocasión de la Navidad, pero sin hacer un acto oficial.

La Policía se acuarteló



Por la noche, el comandante de la Policía de Santa Cruz, Alfonso Siles, dijo que la institución no tiene intención de confrontar, pero no permitirá tomas, agresiones ni destrucciones. Precisamente, la Policía es cuestionada por su inacción ante los hechos vandálicos ocurridos en Registro Civil.

Siles insistió en que espera que la protesta sea pacífica y no se agreda ni a policías ni a ciudadanos. No obstante, advirtió que con el antecedente de la marcha del martes, que supuestamente era pacífica, terminó en violencia; por eso ahora quieren evitar eso con la presencia física en el Comando Departamental.

Por su lado, el fiscal general, Juan Lanchipa, informó de que una comisión, conformada por tres fiscales, investiga la quema y destrozos de las instituciones públicas. Ayer, el fiscal Departamental de Santa Cruz realizó una inspección del lugar de los hechos junto al defensor del Pueblo, la Policía y vocales del TED.

En Cochabama

En Cochabamba se instaló un piquete en el templo de Cala Cala, con la participación de cinco personas, pero prevén abrir nuevos puntos, informó el dirigente Juan Flores. “Se han respaldado las manifestaciones previstas. Los piquetes serán masivos y acompañados de vigilias”, dijo Flores.



En Tarija

El presidente del Comité Pro Interés de Tarija, Juan Carlos Ramos, junto a Dora Burgos y Patricia Galarza, abrió el primer piquete de huelga de hambre, en rechazo a la postulación. Horas después se sumó un dirigente campesino. La dirigencia cívica dijo que desde hoy se irá aumentando el número de huelguistas.

Mientras que en la ciudad de La Paz por el momento hay solo vigilia con número reducido, dado que en las instalaciones del Tribunal Supremo Electoral hay 20 personas en San Jorge y seis en el sector de la plaza Abaroa.

Sobre la extrema medida

El diputado Wilson Santamaría (UD) cree que es una medida de presión insostenible en medio de las fiestas de Navidad y Año Nuevo. “No estoy muy de acuerdo con impulsar alguna medida hoy, porque no va a ser sostenible, una vez que concluyan las fiestas de fin de año evaluaremos”, sostuvo el opositor.

Mientras que desde su exilio el exdiputado Guido Áñez escribe en su cuenta de Twitter: “Heroica decisión, se puede reeditar la huelga de hambre de 1978 que consiguió amnistía general e irrestricta. Hoy la lucha es por la democracia y libertad en nuestra tierra. El pueblo tiene que acompañar está medida con movilización permanente y pacífica”.

Mientras el candidato presidencial Jaime Paz escribió: “No a la provocación del autoritarismo cínico que busca sembrar la violencia y confrontarnos entre bolivianos. La defensa de la democracia y el respeto a la CPE debe continuar pacíficamente con firmeza y convicción”.

Por su parte, el máximo dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Jacinto Herrera, dijo que todas las organizaciones están en “estado de emergencia”, y no descartó ningún tipo de movilización, incluido el cerco.

“No descartamos ninguna movilización, estamos en estado de emergencia, no vamos a decir qué movilización. Si en caso recurran ellos a los actos vandálicos agrediendo a las personas, ahí nosotros vamos a ir a defender”, precisó.

Herrera dijo que las medidas de presión pacíficas, como la huelga de hambre, son respetables, pero que no son aceptables las protestas que atenten contra los bienes del Estado.