BOLIVIA

Cívicos sellan alianza con el Conade y con DDHH; La Paz se suma al paro del 21-F


El desafío de la movilización es lograr “por primera vez en la historia” el cierre de las fronteras, como una forma de expresar el rechazo a la repostulación presidencial. El Conade destaca que la alianza reforzará el paro cívico en La Paz

Cívicos de La Paz, Santa Cruz, El Alto y Cochabamba coordinaron medidas para el 21-F
Leer el artículo Pausar Lectura

15/02/2018

El presidente del Comité pro Santa Cruz, Fernando Cuéllar, llegó a La Paz con una idea clara y se fue con el objetivo cumplido. Junto con sus colegas de La Paz, Cochabamba, Montero y El Alto sellaron ayer una alianza de unidad con el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) y con la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (Apdhb) para reforzar, principalmente en La Paz, el paro cívico nacional previsto para el 21 de febrero y las acciones siguientes con el objetivo de protestar contra la repostulación de Evo Morales.

“Fue una jornada muy positiva”, señaló a EL DEBER el presidente cívico con una sonrisa dibujada en el rostro al salir apresurado de la reunión que terminó con aplausos y se llevó a cabo en la oficina de la Apdhb rumbo al aeropuerto para retornar a Santa Cruz.  

La sede de Gobierno no ha podido articular hasta ahora una movilización de protesta general contra la reelección (o, en su momento, contra el Código del Sistema Penal) con el éxito que alcanzaron los paros cívicos de enero en Santa Cruz, Tarija o Cochabamba.

Hasta el momento, el Conade, que articula a organizaciones sociales como la COR alteña, los médicos o colectivos ciudadanos que protestaron durante el mensaje presidencial, ha sumado fuerzas con el movimiento cívico, que se encontraba dividido.

La Asamblea de la Paceñidad definió en los últimos días acatar el paro cívico del 21-F. Esta es una instancia en la que el alcalde Luis Revilla tiene mucho peso. Esta autoridad, que se había mantenido al margen de las movilizaciones, confirmó ahora su apoyo a la protesta.

“La asamblea determinó organizar y planificar un paro cívico para el 21 de febrero y en el transcurso de los próximos días se reunirán los dirigentes para ver la logística y los detalles. Escucharemos las propuestas para tomar decisiones”, aseguró el burgomaestre.

El alcalde manifestó que el objetivo de la movilización es lograr “una reivindicación de los resultados del referéndum que claramente dijeron no a la re-re-elección. Ojalá que el Gobierno pueda comprender que lo que quiere el pueblo es que se respete su voto”.

Por la mañana, Cuéllar  indicó que su presencia obedecía a fortalecer los distintos comités cívicos y buscar la unidad entre todos. Al referirse a otras alianzas que se buscaban en La Paz advirtió que "la causa es tan noble que todas las agrupaciones, organizaciones y plataformas ciudadanas son bienvenidas a esta lucha". 

El objetivo se cumplió. El exdefensor del pueblo Rolando Villena destacó tras la reunión que “los antecedentes nos dicen que los últimos paros no tuvieron la contundencia que tuvieron otros departamentos. Lo que se espera es que esto responda a una sentida necesidad que daremos los bolivianos al mundo. Es el ejercicio libre de ser parte de esta movilización para que se respete el resultado de un referéndum”.

El presidente del comité cívico de Cochabamba destacó que la alianza es una muestra “para hermanarnos entre bolivianos”, mientras que la presidenta de la Central Obrera Regional de El Alto, Martha Yujra, destacó que el objetivo no es desestabilizar al Gobierno, “lo que buscamos es que el presidente termine su gestión, pero que luego respete la decisión popular”, indicó.

Las acciones
El paro cívico se ha impuesto un objetivo: paralizar las ciudades y cerrar las fronteras.

El presidente cívico de Cochabamba manifestó que será un paro cívico en el que los pasos fronterizos estarán cerrados. “Esto ocurrirá por primera vez en la historia, todo en defensa de nuestra democracia. Los ejemplos del éxito de anteriores paros cívicos nos motivan, estamos unidos en este tema”.

Luego explicó que se han logrado acuerdos estratégicos con movimientos cívicos de poblaciones fronterizas de todo el país. “Este es un trabajo que lleva ya tiempo, ellos se han contactado con nosotros y han manifestado su apoyo a la movilización”, explicó.

Ese día no habrá, según el plan, actividades comerciales ni intercambio de ningún tipo con los países vecinos.

Por su parte, el presidente cívico de El Alto, Benito Fernández, señaló que otra alianza clave para lograr este objetivo es la que se logró con los dirigentes del transporte pesado, que bloquearán las salidas. En La Paz, el comité cívico tendrá el apoyo de la Asociación de productores de coca de Yungas, que también reforzarán la movilización.

El cívico William Perales, de Montero, Santa Cruz, invitó a los pobladores de las distintas ciudades a que basta con salir a la calle y bloquear. “Algunas familias compartieron el almuerzo en plena avenida, como una forma de mostrar su posición de forma absolutamente pacífica”.
 



 




En esta nota