"Chile dice que es un río internacional, nosotros no podemos aceptar eso"


El canciller boliviano se pronunció sobre el conflicto con Chile por las aguas de Silala

El Ministro de Relaciones Exteriores nacional conversó con EL DEBER antes del anuncio de demanda realizado por Chile.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

06/06/2016

¿Cómo se está trabajando la eventual demanda contra Chile por las aguas del Silala?
Todos los bolivianos deberíamos conocer, saber, que el Silala está ubicado exclusivamente en territorio boliviano; y cuando hablamos del Silala, hablamos de manantiales, son manantiales que forman bofedales, hay temas que obligatoriamente deberíamos tocas, porque no conocemos nuestra historia surgen interrogantes y no hay certezas. No solo es cuestión de emocionarnos cuando se habla de sentar soberanía, debemos trabajar todos los días, esta es una responsabilidad de todos los bolivianos. El presidente posesionó a René Martínez como director de la dirección de defensa de las aguas del Silala, esta institución es la gemela de Diremar y necesita de otros expertos, tanto nacionales como extranjeros. Martínez debe estar en el proceso de organización y de a poco se conocerá sus actividades.

EL DEBER comprobó que las aguas del Silala van a Calama, Chile, y que son comercializadas por una empresa colombiana a 40 mineras ¿Este argumento puede ser útil para una eventual demanda?
Todos los argumentos tienen que ser utilizados, incluso el que dices. Por eso es importante conocer, antes de que la Prefectura de Potosí otorgue la autorización, los chilenos realizaron obras civiles, y una vez que se delimita en 1904 con el mal llamado Tratado de Paz, en 1908 los chilenos solicitan autorización a Bolivia, porque sabían que el Silala era de los bolivianos, utilizar las aguas para hacer funcionar las locomotoras a vapor, y también se autoriza la canalización. Sobre esto hay que estudiar ¿hasta cuándo se utilizaron las locomotoras a vapor? Pero hay denuncias, la canalización duró cinco años, esa es la información que tenemos, una vez que canalizan, y ahí se ve, ya hay denuncias de las autoridades bolivianas de que las aguas se utilizan con otros fines, incluso hay comunicación entre autoridades.

Diremar empezó a diseñar la demanda con argumentos históricos y luego vino lo jurídico. Después hubo una vocería ¿La demanda del Silala será similar?
?Vamos a ver, tenemos la Cancillería, la Procuraduría, este tema abarca a todos los bolivianos.

¿Cómo contrarrestar la posición de Chile que dice que el Silala es un río internacional?

Con el gobierno de la señora Bachelet iniciamos un proceso para construir un acuerdo para resolver este tema pendiente, no solo el tema marítimo es algo pendiente, hay varios temas pendientes. En el tema Silala decidimos construir un acuerdo para determinar la naturaleza de las aguas, nosotros estamos seguros al decir que son aguas manantiales, Chile dice que es un río internacional, nosotros no podemos aceptar eso. En el acuerdo inicial establecimos ir al lugar con el acompañamiento de expertos internacionales y organismos internacionales, y el acuerdo dice ‘en qué medida ha influenciado el caudal del agua las obras civiles realizadas’, este es un acuerdo firmado entre Chile y Bolivia…

¿Este acuerdo es también clave?
?
Es un documento que tiene avances interesantes e importantes…
Con este documento prácticamente Chile admite que hay obras civiles y que el Silala es un manantial…

Es un documento también se establece que entre tanto se llevan los estudios no se realiza ninguna perforación, ese acuerdo nos tenía que decir cuántos litros pasan por segundo, nosotros tenemos información, ellos también, todos los elementos tenían que permitirnos conocer este acuerdo, pero también se estableció que mientras no tengamos información científica Chile se comprometía a compensar por el 50% de las aguas, entre tanto, después de terminar el estudio, esto (la compensación) ‘podrá aumentar a favor de Bolivia’, no dice a favor de Chile, porque ellos saben.

Se sabe que no se firmó el acuerdo por oposición de Potosí, pero en realidad ¿qué pasó con el lado chileno?

Hubo varias reuniones, pero hubo una reunión aquí (en La Paz), en 2010, donde en el tema marítimo se redacta que en las próximas y sucesivas reuniones ya tenemos que trabajar soluciones concretas, útiles y factibles, en el tema marítimo, y en el tema del Silala se dice, porque Bolivia plantea en esa reunión los mecanismos de pago de la deuda histórica, y Chile no tenía capacidad para respondernos en ese momento para ser incorporado en el acuerdo inicial, entonces, como no había una respuesta se decide delegar a ese grupo de trabajo del Silala que siga trabajando para que en una siguiente reunión podamos abordar este tema, Chile pone su versión, nosotros la nuestra, esa próxima reunión tenía que ser en Chile, donde se debía abordar la deuda histórica, pero Chile cancela el mecanismo unilateralmente, cancela la reunión.

Es la primera vez que a Chile se lo vio tan incómodo ¿se logró establecer en el panorama internacional que sí hay temas pendientes con Chile?
Chile fue a la comunidad internacional a decir que con Bolivia no había ningún tema pendiente, pero la misma comunidad internacional vio el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que dice que sí hay un tema pendiente…

¿Y cómo están las relaciones con Chile?
No tenemos relaciones diplomáticas con Chile y hay algunos temas que obligatoriamente se tienen que trabajar, en el comercio hay algunos problemas, no sé si trataron de tomar algunas represalias, el libre tránsito se ve afectado, nuestros transportistas sufren una serie de atropellos, el libre tránsito es otro tema pendiente.



 




En esta nota