SEGURIDAD

Tribunal de terrorismo ya conduce dos juicios; puede sumar tres más


Una decisión constitucional ordenó que Gary Prado, Ronald Castedo y Juan Carlos Santiesteban, separados del juicio principal, sean procesados por los mismos jueces

Se cumplen 9 años del asalto al hotel Las Américas
Leer el artículo Pausar Lectura

14/04/2018

El Tribunal Primero de Sentencia, conformado por el presidente Sixto Justo Fernández, la jueza técnica Elena Gemio y las juezas ciudadanas Sonia Mamani y Anastacia Calizaya, además de estar al frente del juicio que comenzó a finales del 2012 y que tiene un lento avance, desde enero de este año está también enjuiciando por la misma causa a una sola persona de manera independiente.

Alfredo Saucedo Ayala es la persona que fue detenida en enero de esta gestión por la Policía debido a que fue declarada rebelde y que pesaba sobre él una orden de detención. 

Saucedo es sindicado de haber sido parte del grupo de choque de otros tres rebeldes de este proceso, Branko Marinkovic, David Sejas y Héctor Laguna. Se lo identifica como miembro de la Unión Juvenil Cruceñista y se asevera, en la acusación elaborada por Marcelo Soza y con la que se sigue el juicio, que tuvo relación directa con Eduardo Rózsa.

El abogado del procesado, Róger Martínez, dijo que su cliente es inocente de toda esta acusación, que los otros años en los que supuestamente era buscado, trabajaba ejerciendo su profesión de abogado, que desarrollaba un programa radial en Atlántica y que incluso fue candidato a concejal por la agrupación del ex íder cívico Germán Antelo. 

“A él lo detuvieron por alguna ‘chambonera’ de la Policía”, aseguró Martínez y dijo que su defendido está con detención domiciliaria con escolta policial. Su causa está en la etapa de producción de prueba testifical.

El mismo tribunal
Ronald Castedo, Gary Prado Salmón y Juan Carlos Santiesteban, fueron separados del juicio al que asistían pese a sus recurrentes problemas de salud, luego de soportar crisis severas en la misma sala de audiencias.

Sin embargo, el mismo tribunal que en el caso de Prado le instaló cámaras en su casa para que desde su lecho de convalecencia siga el juicio oral, deberá juzgarlos de nuevo pero por separado. 

Debido a esto y en espera de que el estado de salud de Prado, Castedo y Santiesteban permita que los juicios en contra de ellos se inicien, el tribunal dirigido por Fernández, que este año perdió una apelación que permitió que Zvonko Matkovic Ribera deje la cárcel luego de ocho años de estar preso y ante el riesgo de quedar inválido por una lesión en la columna, ordenó valoraciones periódicas para estos acusados de terrorismo y alzamiento armado para ver en qué momento inician con ellos todo nuevamente, por lo que la posibilidad de repetir la historia de esta causa hasta cinco veces tiene una alta probabilidad.  

Criterios jurídicos de esta causa indican que este juicio es una encrucijada sin salida, ya que existe la posibilidad de que los restantes 16 sindicados y que están prófugos, pueden volver al país y el juicio tiene que comenzar en ‘cero’ con ellos. 



 




En esta nota