ENFRENTADOS

Cara a cara: Carlos Romero ante Fernando Cuéllar hablando sobre el paro cívico


El ministro asegura que los opositores se escondieron detrás de los mandiles de los médicos. El cívico Fernando Cuéllar cree que Evo Morales debe cumplir su mandato, pero no repostularse



11/01/2018

EL DEBER entrevistó al ministro de Gobierno, Carlos Romero y al presidente del Comité Cívico cruceño, Fernando Cuéllar y les consultó sobre el paro cívico, convocado para este viernes 12 en Santa Cruz. Esto fue lo que respondieron.

Carlos Romero: “El empresariado no va a prestarse al juego político del Comité Cívico”

Cada vez más sectores se suman al paro, ¿cree que será masivo?
El Comité Cívico tiene problemas, lo sabemos. Hay grupos radicalizados que han considerado al propio comité funcional al Gobierno. Está el empresariado, que hace tiempo que desarrolla sus actividades productivas en condiciones favorables y no va a arriesgar sus negocios por una consigna política. El comité se moviliza contra la reelección de Evo Morales, eso es político, no cívico. Los sectores afiliados al comité no tienen la capacidad movilizadora de 2008 porque había una consigna movilizadora, que era la autonomía.  

¿A qué se refiere con la frase “no creo que los empresarios arriesguen su situación”?
No les conviene promover la inestabilidad social porque genera márgenes de incertidumbre para las inversiones. El empresariado no se va a prestar el juego político. 

¿Qué piensa el presidente sobre los paros?
Está tranquilo porque piensa que nuestra evaluación es correcta, que las reivindicaciones sectoriales están prácticamente resueltas y la movilización política se la enfrentará políticamente en otro contexto.

 



¿Se puede negociar el código?
Se ha satanizado el Código Penal. Se ha armado una retórica en el sentido que este Gobierno es autoritario y dictatorial, que el Código responde a una estrategia política de persecución a los sectores y la manera de pensar de la gente. Es una historia de ciencia ficción. Se ha mencionado que es una copia de Venezuela o Cuba, no los conozco, pero puedo decir que el Código está hecho a la boliviana, no ha intervenido el Ejecutivo, ha sido una iniciativa de la Asamblea. Esta movilización responde a una estrategia política. De repente algunos sectores políticos han sentido que no tenían mucha fortaleza después de que intentaron movilizaciones en octubre y noviembre,  y se han escondido detrás de los mandiles de los médicos. 

¿Cree que no se actuó a tiempo? 
Aun sabiendo que la movilización tenía connotaciones políticas, dejamos que sea gestionada en términos sectoriales y ha sido un error, la hemos dejado crecer demasiado en vez de haberla encarado con anticipación, con una metodología adecuada. Los médicos se han articulado como nunca antes porque hay una suerte de polarización política natural desde la definición de la repostulación de Evo.

Al haber polarización, ¿se va a vivir un escenario de conflictividad continua hacia 2019?
Lo más importante para el Gobierno es desarrollar la gestión pública. Para que la politización sea polarizante, que genere conflictividad y ponga en riesgo el cohesionamiento social que hemos conseguido se requiere que las condiciones materiales de la sociedad boliviana se encuentren en una situación macroeconómica de inestabilidad y eso no existe.  

Entonces, ¿la estabilidad económica es la garante de la estabilidad política?
Sí. No niego que se ha politizado el escenario muy anticipadamente y puede ser que sea una constante hasta 2019, pero tampoco considero que la polarización afecte a la estabilidad política. 

-----------------------------------------------------------------
Fernando Cuéllar: “Quiero pedirles a los que no están de acuerdo que se queden en su casa”

 

¿Cómo están los preparativos para el paro cívico?
Quiero decirle con mucha satisfacción de que estamos muy bien. Hemos tenido todos los días visitas de todos los sectores, de los mismos subsectores que tenemos nosotros. Hoy (por ayer) hemos recibido la adhesión de muchos otros sectores y creemos que el paro del viernes va a ser contundente.     

¿Los bloqueos de comparseros, fraternos y plataformas garantizarán el acatamiento del paro?    
Bueno, no solamente las comparsas, fraternidades, plataformas son las que están adheridas al paro y están trabajando. Le quiero manifestar que gremiales, transportistas, que clubes deportivos, culturales, como de caza y pesca, motoqueros, bicicleteros, artesanos... Este es un paro donde el pueblo está concienciado de que lo que está haciendo es defender su derecho de seguir viviendo en democracia y contra este Código, que tiene un rechazo general del pueblo boliviano. 

El ministro Romero duda de su capacidad movilizadora. 
Bueno, yo respeto la opinión del señor ministro, ellos están haciendo su trabajo como Gobierno y, obviamente, siempre van a tratar de menospreciar a las instituciones porque su trabajo es ese: no quieren contestatarios. No vamos a pelear con el Gobierno. Nosotros lo que estamos exigiendo son nuestros derechos, nuestras garantías y la posibilidad de seguir viviendo en democracia y que no se dicten normas que después se utilicen para perseguir dirigentes y para amedrentar, y que sirva de extorsión, como es este Código Penal.    

Al mismo tiempo, el ministro calificó el paro como político, no como cívico, porque se opone a la reelección del presidente.    

El paro no se opone a la reelección del presidente, el paro se opone a la pretensión de modificar la Constitución y poder hacer una reelección indefinida. El presidente debe cumplir su mandato y debe irse, como dice la Constitución Política del Estado en su artículo 168. Ya el 21 de febrero se le dijo No a la reelección y pese a eso este Gobierno busca otra artimaña, como la pretensión de habilitarse con una sentencia constitucional que la rechazamos porque eso está fuera del contexto constitucional. No se trata del  presidente Evo Morales, que tiene que cumplir su mandato, pero como ciudadanos no podemos permitir que vulnere la Constitución Política del Estado y que se vulneren nuestros derechos. 

¿Qué va a pasar con los ciudadanos que no estén de acuerdo con el paro y quieran circular el viernes?
Bueno, a los ciudadanos, este es un paro y un paro ‘conciencial’. Los ciudadanos que no esté de acuerdo con el paro, es lo mismo que pasó cuando don Evo Morales fue elegido presidente, hay mucha gente que no votó por él, pero sin embargo, lo respetamos porque él es nuestro presidente. Entonces, yo creo que la gente debe quedarse, porque no va a haber ninguna actividad de tipo comercial. No va a haber transporte público y yo creo que el ciudadano tiene que ser consciente, no tiene que salir a provocar, no tiene que salir a buscar confrontación. Yo, más bien, quiero pedirles a esos ciudadanos que no están de acuerdo que se queden en su casa, que un día no va a ser demasiado sacrificio.



 




En esta nota