bolivia

Bolivia llama a la región a tratar suspensión Dilma


Evo considera que lo que ha hecho el Senado de Brasil contra Rousseff es un "golpe congresal y judicial" que "desconoce la voluntad popular expresada mediante el voto"

Evo Morales pide a los Estados de Latinoamérica pronunciarse por el alejamiento de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil
Escuchar el artículo Pausar Lectura

13/05/2016

El Gobierno de Bolivia hizo un llamado a los Estados latinoamericanos para dialogar sobre la situación en Brasil tras la suspensión de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y alertó sobre el riesgo de que se debilite la "institucionalidad de la democracia" en la región.

"El Gobierno boliviano hace un llamado a todos los Estados de nuestra región para dialogar sobre esta situación, teniendo en cuenta el peligro que significa la debilitación de la institucionalidad de la democracia, provocada por una oposición incapaz de lograr los votos necesarios para formar un Gobierno", señaló la Cancillería de Bolivia en un comunicado.

La nota agrega que el Ejecutivo de Evo Morales considera "necesario defender la plena vigencia y preservación de la institucionalidad democrática y los valores que la sustentan, el respeto irrestricto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la construcción de la paz como patrimonio" regional.

El Senado brasileño decidió el jueves iniciar un juicio político a Rousseff con fines de destitución, que deja sus funciones presidenciales en suspenso hasta el final del proceso judicial. La Presidencia de Brasil la ha asumido de forma interina el vicepresidente Michel Temer.

GALERÍA | La suspensión de Dilma en imágenes

,

El presidente Evo Morales expresó el jueves su solidaridad con Rousseff y manifestó indignación frente a lo que calificó de "golpe congresal y judicial" en Brasil.

En su comunicado, la Cancillería ratificó el rechazo del Gobierno a la destitución de Rousseff al considerar que con estas acciones se busca "desestabilizar los procesos democráticos y desconocer la voluntad de los pueblos expresada en el voto popular".

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA-TCP), de la que Bolivia es parte, también ha manifestado su rechazo a lo que consideran un "golpe de Estado parlamentario-judicial" en Brasil y dio su apoyo "al valiente pueblo brasileño, que ha salido a las calles a rechazar esta abominable acción".

El bloque boliviariano está formado por Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Granadinas, Santa Lucía y Venezuela.



 




En esta nota