ECONOMÍA

Bolivia incursiona en la era de producción y venta de urea


Según el Ministerio de Hidrocarburos, el proyecto tuvo una inversión de $us 953 millones. Se inaugura mañana, la logística de transporte está lista. El agro espera precios competitivos 

La planta entra en funcionamiento esta semana. Foto: Jorge Uechi
La planta entra en funcionamiento esta semana. Foto: Jorge Uechi
La planta entra en funcionamiento esta semana. Foto: Jorge Uechi
La planta entra en funcionamiento esta semana. Foto: Jorge Uechi
La planta entra en funcionamiento esta semana. Foto: Jorge Uechi

Hace 6 días

Uno de los proyectos estrella de la estatal YPFB Corporación vio la luz. La planta de amoniaco y urea ya está lista. Tendrá una producción diaria de 2.100 toneladas de urea, con lo que se terminará la importación del fertilizante y abrirá las puertas para la exportación. De hecho, según fuentes oficiales, se tiene pactado enviar el insumo a Brasil, gran consumidor del  producto.

A 24 horas de su inauguración, más de un centenar de obreros ultiman detalles y remoza la gigantesca obra, enclavada en Bulo Bulo, trópico cochabambino. El proyecto tuvo una inversión de $us 953 millones, incluyendo adendas.  

La planta entrará en funcionamiento luego de dos años de retraso, el contrato original, firmado por el fallecido presidente de YPFB Carlos Villegas, estableció el 2015 para la entrega, pero el clima húmedo y lluvioso de la zona demoró la obra. Una vez inaugurada la planta por Juan Evo Morales, presidente del país, se calcula que el 23 de septiembre la misma entre en operación en su máxima capacidad.

Exportación

El 19 mayo de este año se realizó la prueba de efectividad, que resultó exitosa; sin embargo, la producción se postergó al no existir un comprador para el producto y al bajo precio de la urea a escala internacional.

Ahora, el panorama es más favorable, la estatal ya selló un acuerdo para exportar un importante volumen a Brasil, pero las cantidades precisas no fueron oficializadas.

 

El ministro de hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, en un comunicado de prensa, dio pistas de que el destino será el estado de Mato Grosso que según la autoridad impulsa la economía de Brasil.

Ese Estado consume casi 1.500 millones de toneladas de urea y la capacidad máxima de Bulo Bulo será de 600.000 toneladas. Toda la producción excedentaria se destinará a la exportación”, dijo Sánchez.

En el contexto regional, la decisión de Petrobras de dejar la industria de fertilizantes hace que la oportunidad de ingresar al mercado brasileño sea mayor para Bolivia.

Otros destinos potenciales  para la urea son Argentina, Paraguay y Perú, que “han mostrado interés”, señaló Sánchez. 

La construcción de la planta estuvo a cargo de la multinacional coreana Samsung. El proyecto está formado por tres plantas. La de insumos: donde la industria produce su propia energía; la planta de amoniaco y la de urea: donde se obtiene el producto final. 

El agro, expectante

El proyecto fue catalogado como estratégico por YPFB, porque permitirá ampliar el área de cultivo de Bolivia de 2,5 millones de hectáreas  a 17 millones.

Además, con el proyecto se dejará de importar cerca de 30.000 toneladas de urea, que cubre la demanda interna. 

Edilberto Osinaga, gerente general de la Cámara Agropecuaria del Oriente, señaló que el sector productivo tiene altas expectativas con la planta.

“Siempre hemos importado fertilizantes a precios altos y eso es una dificultad para la precaria economía que tienen los medianos y pequeños productores”, afirmó.

Marcelo Pantoja, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo, señaló que la producción de la planta “es tremendamente beneficiosa para el productor, que hoy no dispone de urea barata como para masificar su uso y por eso son pocas las personas o empresas que la utilizan para producir”, indicó Pantoja.

El dirigente detalló que la tonelada del fertilizante cuesta entre 500 y 550 dólares. 
“La urea se utiliza generalmente en cultivos como el maíz, trigo, arroz, caña de azúcar, pero tiene su efecto a mediano plazo también sobre otros, como la soya”, dijo. 

Pantoja agregó que esperan precios similares al de países productores, entre ellos China, donde la tonelada cuesta entre $us 150 y 200.

A su vez, Isidoro Barrientos, presidente de la Cámara Agropecuaria del Pequeño Productor del Oriente, señaló que es una buena noticia que el país sea capaz de producir su propio fertilizante, por lo que esperan mantener una reunión durante este mes con el Gobierno para conocer quién se hará cargo de la venta.

“Hasta el momento Insumos Bolivia ha estado vendiendo el fertilizante importado, consideramos que debería continuar, pero eso lo determinará el Ejecutivo. En la actualidad, por un quintal de fertilizante pagamos entre Bs 250 y 260, esperamos que con la oferta nacional se tenga una rebaja del 50%”, remarcó Barrientos.
 
La comercialización

De acuerdo con la página oficial de Insumos Bolivia (IB), desde su creación en 2008 se entregaron 225.731 bolsas de fertilizante, de 50 kilos cada una, entre 135.439 pequeños agricultores que usaron el producto para fertilizar 146.725 hectáreas. Esta distribución se realizó en Chuquisaca, Potosí, Tarija y Cochabamba.

Cabe recordar que el gerente general de Proyectos, Planta y Petroquímica, Mauricio Alvarado, indicó que las empresas mayoristas privadas que están en el negocio de la urea y las estatales, como Insumos Bolivia y la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos, tendrán el control de las ventas locales, y que será YPFB la encargada de determinar los precios máximos que incluirán las rebajas para así evitar sobreprecios en el mercado interno. 






e-planning ad