MUNDO

Auge de la ultraderecha opaca triunfo de Merkel


La jefa de la extrema derecha francesa Marine Le Pen saludó desde el país vecino a sus "aliados de la AfD

La canciller alemana, Angela Merkel. Foto: Reuters

24/09/2017

Angela Merkel y los conservadores alemanes ganaron las elecciones del domingo, pero se vieron debilitados por el avance histórico de la ultraderecha y la dificultad para encontrar socios de gobierno. 

"Sismo electoral", resumía el diario Bild en su página web, apuntando que, con el 32,9% de los votos recabados, la CDU-CSU había registrado "su peor resultado desde 1949" y el nacimiento de la República federal, que los socialdemócratas del SPD (20,8%) "obtuvieron su peor resultado de todos los tiempos", mientras que los ultraderechistas del AfD (13%) se imponían como "tercera fuerza política" del país.

Merkel, en el poder desde hace 12 años y tres mandatos, admitió que esperaba un "mejor resultado", y advirtió que la entrada de la ultraderecha en el parlamento plantea un "nuevo desafío". 

El presidente francés Emmanuel Macron felicitó a Merkel por la victoria y dijo que la misma le permitirá continuar "con determinación" su "cooperación esencial" con Berlín.

La canciller tendrá que buscar por cuarta vez uno o varios socios para formar su próximo gobierno, pues los socialdemócratas anunciaron que no volverán a gobernar con los conservadores. 

El gran perdedor de los comicios fue Martin Schulz, cabeza de lista del SPD, que lamentó una "jornada difícil y amarga para la socialdemocracia". 

El reparto de entre los 600 y 700 escaños todavía tendrá que afinarse, a causa de la complejidad del sistema de escrutinio alemán, aunque una cosa es segura: la única mayoría que puede esperar Merkel pasa por una alianza con los liberales del FDP y los Verdes. 

El principal obstáculo de esta opción radica en que ambos partidos defienden posiciones opuestas en multitud de temas, como la inmigración o el diésel.

Las negociaciones podrían durar hasta finales de año, y Merkel no será designada canciller hasta que se haya formado una nueva mayoría. Además, Merkel descartó cualquier gobierno que se apoye en mayorías cambiantes.

Manifestaciones anti-AfD

La victoria de Merkel quedó ensombrecida el histórico avance de la ultraderecha del AfD, que consiguió alrededor del 13% de los votos, según los sondeos a pie de urna.

"Vamos a cambiar este país [...] Vamos a expulsar a la señora Merkel. Vamos a recuperar nuestro país", lanzó Alexander Gauland, uno de líderes del AfD. 

La jefa de la extrema derecha francesa Marine Le Pen saludó desde el país vecino a sus "aliados de la AfD por este resultado histórico", que representa según ella "un despertar de los pueblos".

Será la primera vez desde 1945 que un partido revisionista y contrario al islam, a las élites, al euro y a la inmigración entra en la cámara de los diputados alemana. 

El AfD quedó por delante de la izquierda radical de Die Linke (9%), de los liberales del FDP (10%) y de los Verdes (9%).

En las regiones de la antigua Alemania del Este, los nacionalistas se llegaron a imponer como segunda fuerza, con el 22,8% de los votos, por detrás de la CDU (28,6%).

Varias ciudades alemanas acogieron manifestaciones espontáneas anti-AfD, empezando por Berlín, donde cientos de personas, custodiadas por la policía, se concentraron delante del local en el que el partido celebraba los resultados.

 



En esta nota



e-planning ad