SANTA CRUZ

Aasana calla y el Gobierno no responde a Colombia


Las autoridades aeronáuticas del país no explican por qué autorizaron el vuelo. El presidente del Senado pide que colaboren con la investigación del hecho

En Colombia hay 23 especialistas, 10 de ellos extranjeros, trabajando en la investigación de la tragedia

27/12/2016

La Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) está bajo presión. En Colombia la apuntan como una de las responsables por el accidente aéreo ocurrido el 28 de noviembre en Medellín, que acabó con la vida de 71 personas, pero en La Paz no se pronuncian porque no tienen un director al mando. Igualmente, el Ministerio de Obras Públicas no responde al informe que emitió Bogotá sobre el siniestro. Son los legisladores quienes piden que no se obstaculice la investigación.   


Fueron las autoridades bolivianas ajenas al tema quienes emitieron un pronunciamiento. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, y su colega de Autonomías, Hugo Siles, afirmaron que el Ejecutivo no obstaculizará la investigación y que la indagación que encaminó la cartera de Obras Públicas es una versión correcta. 


La Aeronáutica Civil de Colombia (Aerocivil), en su informe preliminar, vinculó a Aasana de Bolivia en ocho errores en la autorización de la salida y el exceso de peso. Otras cuatro anomalías incluyen decisiones de la tripulación. 


El secretario de la Seguridad Aérea de Aerocivil de Colombia, coronel Fredy Bonilla, explicó que Aasana permitió el despegue de la nave, pese a que no estaba certificada para operación RVSM, es decir que no podía volar a la altura de 30.000 pies. Además, señaló que el plan de vuelo no incluía una salida estándar por instrumentos (SID) desde el aeropuerto de Viru Viru. Una tercera observación es que no registraba segundo aeropuerto alterno; una quinta anomalía es que no observó que el tiempo de viaje era el mismo que la autonomía de vuelo del AVRO RJ 85. 


Sexto, el despachador de vuelo no puso su nombre y solo firmó el plan de vuelo. Una séptima falla es el reproche a que Aasana no brindó información y, por último, que esa administración permita el vuelo directo Santa Cruz-Medellín. 

Desde La Paz
En La Paz, el presidente del Senado, José Gonzales, pidió a Aasana que emita información y consideró que el Ejecutivo no obstaculiza la investigación. Comparó las dos  pesquisas y dijo que el valor agregado que tiene la de Bogotá es que cuentan con datos de la caja negra. 


“Bolivia no tiene ningún interés en ocultar y socapar a nadie”, remarcó Gonzales. En esa línea, el viceministro de Defensa, Fernando Aramayo, señaló que el Gobierno no obstaculizará con las investigaciones que lleva adelante Bogotá. 


La pasada semana, Colombia había desestimado la investigación de Obras Públicas, que apuntaba al piloto Miguel Quiroga y a la empresa LaMia por el accidente. 
En Bogotá también los culpan por no escoger un aeropuerto alterno y por la decisión de llegar directamente al aeropuerto de Medellín. Ayer, ni en Aasana ni en Obras Públicas dejaron acceder a información sobre el tema. En la primera institución no tienen un director, ya que el general Tito Gandarillas fue suspendido después del siniestro 



 




Notas Relacionadas



En esta nota