POLÍTICA

800 familias perdieron sus viviendas a causa de las lluvias en el Chaco


El viceministro de Defensa Civil sobrevoló la zona para evaluar daños


Maquinaria retira los escombros que quedaron en esta cancha
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

04/04/2019

Monteagudo es uno de los municipios del Chaco chuquisaqueño más afectado por las últimas lluvias y el desborde del río Sauces. Según el alcalde Ronald Aramayo, más de 800 familias perdieron sus viviendas, el comercio quedó gravemente afectado y hay severos daños en cultivos y animales.

“Carpinterías, peluquerías, venta de electrodomésticos, de víveres, todo el comercio fue afectado en esas cinco a seis cuadras (...); unas 30 viviendas están en riesgo de colapsar (en el área urbana)”, dijo el alcalde.

Varias viviendas de la calle Petrolera y de la avenida Canadá fueron afectadas por las lluvias y el ingreso del agua. Uno de los principales factores para el desborde del río es la angostura del cauce en la parte interna del área urbana. “La mala planificación de la ciudad hizo que el cauce rebalse por las bóvedas y entre por las avenidas Maracaná y Petrolera, llevándose consigo motocicletas y un vehículo, y destruyendo un puente histórico peatonal”, dijo el presidente de la Asamblea Legislativa Departamental de Chuquisaca, José Ortiz.



Mientras que en las comunidades “unas 800 familias han perdido sus viviendas, su producción y sus animales”, apuntó el alcalde.

La autoridad dijo que de las 80 comunidades que conforman el municipio, al menos la mitad quedó afectada por las lluvias. No obstante, aclaró que no se cuenta con un reporte preciso por el mal estado de las carreteras que impide llegar hasta los cantones.

“Por falta de caminos y las lluvias solo hemos llegado a dos cantones, nos falta llegar a las comunidades más lejanas, como San Juan y el cantón Fernández, pero nos preocupa la situación porque sigue lloviendo”, señaló.

La Gobernación de Chuquisaca dispuso el uso de maquinaria para crear defensivos y el rencauce del río. El viceministro de Defensa Civil, Javier Ayllón, sobrevoló la zona para cuantificar los daños y asistir a los afectados.