BOLIVIA

5 escándalos afectaron la imagen de la Policía en cuatro meses


96 días duró el anterior comandante general en el cargo. El Gobierno insta a que existan labores de contrainteligencia para garantizar la transparencia en la institución del orden


Al nuevo titular le encargaron "mano dura" para garantizar la transparencia en la institución I Foto: APG Noticias
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

10/04/2019

Fueron menos de cuatro meses. 96 días duró la gestión de Rómulo Delgado como comandante general y en ese tiempo fueron al menos cinco escándalos que empañaron la imagen de la Policía Boliviana.

El ahora extitular de la institución del orden no estuvo presente anoche en la posesión de su sucesor, Vladimir Yuri Calderón Mariscal. Horas antes había participado de una conferencia de prensa para presentar los resultados de un operativo que desarticuló una banda criminal.

A continuación los cinco escándalos que afectaron a la Policía:



1. Cobros en Anapol. Una red delincuencial realizaba cobros de más de 2.000 dólares a postulantes. El presidente Evo Morales tuvo que instruir anular los exámenes de admisión a la Academia Nacional de Policías. Dos altos jefes son procesados por el hecho.

2. Cobros por destinos. Dentro de la institución policial comenzó a existir malestar por presuntos cobros para asignar determinados destinos a uniformados. El caso es investigado internamente.

3. Muerte de dos chilenos. Cinco uniformados afrontan un proceso penal por estar involucrados en el fallecimiento de dos extranjeros y la venta de su motorizado en la frontera. Una de las víctimas era Sebastián ‘Cangri’ Leiva, conocido como 'ex chico reality'.

4. Violaciones en cárceles. A raíz del caso de la ciudadana brasileña que acusó a custodios del penal de Rurrenabaque (Beni) de abusar sexualmente de ella, otras denuncias similares comenzaron a surgir.



5. Contrabando. El excomandante departamental de Oruro, Rommel Raña, fue denunciado por corrupción y protección a grupos que internan ilegalmente mercadería desde Chile. Sería parte de una red que involucra a otros efectivos.

Sin embargo, a pesar de esos escándalos, ayer el ministro de Gobierno, Carlos Romero, negó que existiera una denuncia puntual contra el ahora excomandante general y atribuyó su remoción al cierre de una etapa.

Aunque admitió que "nuestra institución presenta problemas que constituyen una alta preocupación", demandando "respuestas, mecanismos de control cruzados, mecanismos de contrainteligencia, de reacción inmediata, porque cuando un policía delinque, está ofendiendo y deshonrando el verde olivo, que debe ser sagrado".

Conoce más sobre el tema:





 




En esta nota