Mundo

La caída en desgracia de la exmandataria Park Geun-hye: la maldición de los presidentes de Corea del Sur


La expresidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, fue condenada a 24 años de prisión por abuso de poder y corrupción. Pero la primera mujer presidenta de ese país está lejos de ser la única gobernante que se ve envuelta en polémica.

La caída en desgracia de la exmandataria Park Geun-hye: la "maldición" de los presidentes de Corea del Sur
Escuchar el artículo Pausar Lectura

08/04/2018

Manifestantes con máscaras de Park Geun-hye durante una protesta en Corea del Sur.
Getty
Images
La
caída de Park Geun-hye, la primera mujer presidenta de Corea del Sur, es solo uno de muchos escándalos que involucran a exmandatarios.

Corea del Sur tiene un problema con la presidencia.

Parece casi imposible para los jefes de estado del país librarse de algún escándalo de corrupción durante o después de sus gobiernos.

La exmandataria Park Geun-hye, la primera mujer en liderar el país, fue condenada a 24 años de prisión el viernes al ser declarada culpable de abuso de poder y corrupción.

Pero Park está lejos de ser la única gobernante que se ve envuelta en polémica.

El país ha sido una democracia estable desde los años 80. Y, desde entonces, todos los líderes han estado envueltos en algún escándalo relacionado con dinero, directamente o por medio de familiares.

Antecesor investigado

El antecesor de Park, Lee Myung-bak (2008-2013), fue investigado mientras era candidato a la presidencia por supuestamente manipular precios de acciones.

Recientemente fue acusado de aceptar sobornos, evasión de impuestos y otros cargos, y fue arrestado en marzo, según la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

Lee Myung-bak
EPA
Lee
Myung-bak fue acusado de aceptar sobornos, evasión de impuestos y otros cargos.

De acuerdo a ese medio, Lee reconoció que había recibido US$100.000 de una agencia estatal de espionaje, entre otros delitos.

Pero no es el único de su familia que se ha visto en problemas con la justicia.

El hermano de Lee estuvo dos años en prisión por aceptar dinero de empresarios a cambio de influir a favor de ellos en el gobierno.

Suicidio

Antes del caso de Lee, una controversia en torno a Roh Moo-hyun (2003-2008), terminó en tragedia cuando este se suicidó en 2009, mientras las autoridades lo investigaban por supuestamente recibir millones en sobornos.

Cuando asumió el cargo en 2003, Roh prometió erradicar la corrupción política endémica.

Pero un año después sus propias acciones estaban bajo escrutinio.

Roh fue suspendido y sometido a un juicio político a causa de una presunta violación de las reglas electorales.

Luego regresó al cargo, pero las acusaciones contra él surgieron nuevamente.

Cuadro del expresidente Roh Moo-hyun en su funeral.
Getty
Images
El
expresidente Roh Moo-hyun había prometido erradicar la corrupción pero él mismo quedó envuelto en acusaciones de haber delinquido.

Antes del suicidio del exgobernante, sus familiares, incluida su esposa, admitieron haber recibido pagos ilícitos.

¿Por qué tanta corrupción?

Hay quienes creen que la tradición de que el gobierno de Corea del Sur asuma un papel fuerte en la conducción de la economía es uno de los principales factores que contribuyen con la corrupción.

La modernización de Corea del Sur se inició en los años 60 y 70 con el mandatario militar de facto Park Chung-hee, quien gobernó desde 1961 hasta 1979, año en que fue asesinado.

Las políticas de Park buscaron promover el avance industrial alentando el crecimiento de conglomerados familiares conocidos como chaebols, como los grupos Hyundai y Samsung.

Esta relación entre las empresas y el estado abrió las oportunidades para la corrupción, según Robert Kelly, profesor de Relaciones Internacionales en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Pusan, Corea del Sur.

"Hasta que el estado se aleje de la economía, tales escándalos continuarán". dijo Kelly, también experto en asuntos coreanos, a la BBC.

Corrupción en la familia

Pero no siempre son las acciones de los líderes las que desprestigian sus nombres.

Kim Dae-jung
Getty
Images
El
exgobernante Kim Dae-jung ganó el premio Nobel de la Paz en 2000.

Un ejemplo de esto es el caso de Kim Dae-jung (1998-2003), ícono del movimiento democrático de Corea del Sur y ganador del Premio Nobel de la Paz en 2000.

Dos de sus hijos fueron a prisión por aceptar sobornos.

El hijo del décimo cuarto presidente, Kim Young-sam (1993-1998), también fue sentenciado por estar implicado en un escándalo de sobornos.

El mismo Kim fue interrogado por la fiscalía surcoreana durante su mandato, junto con otros miembros del gobierno, por supuestamente descuidar sus deberes durante una fuerte crisis económica.

Herencias culturales

El profesor Kyung Moon Hwang, de la Universidad del Sur de California, EE.UU., cree que la norma cultural de la reciprocidad social es una de las causas del problema de la corrupción.

"(La reciprocidad) en general es algo bueno, pero en política puede llevar a que los funcionarios esperen algo a cambio de sus decisiones", dijo a la BBC.

Explicó que durante el gobierno de facto había un impulso cultural de pagar sobornos a los funcionarios, independientemente de si los querían o no, para que se sientan obligados a devolver el favor.

Roh Tae-woo (izquierda) y Chun Doo-hwan
Getty
Images
Los
presidentes Roh Tae-woo (izquierda) y Chun Doo-hwan estuvieron presos por aceptar sobornos.

Este ha sido un problema persistente: después del asesinato del gobernante de facto Park Chung-hee, dos presidentes, Chun Doo-hwan (1979-1988) y Roh Tae-woo (1988-1993), fueron encarcelados.

Chun recibió originalmente una sentencia de muerte, pero la decisión fue anulada en un juicio posterior.

Es una paradoja que un país que es considerado como uno de los más seguros del mundo tenga tantos políticos de alto rango acusados de criminalidad.

* Con reportería de Subin Kim.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.



 




En esta nota