FACEBOOK TWITTER WHATSAPP
BOLIVIA

10 cosas que probablemente no sabías de Uyuni

Esta ciudad intermedia, que se encuentra en el sudoeste potosino, es conocida por ser el paso previo para conocer el salar más grande del mundo

Uyuni está de aniversario, este miércoles cumple 129 años de fundación. Esta ciudad intermedia, ubicada en el departamento de Potosí, sobre todo conocida por el salar que lleva su nombre y por su tradición ferroviaria, recibe anualmente a miles de turistas nacionales y extranjeros. Para conocer un poco más te mostramos 10 datos que probablemente no conocías.

1. Es la 'Hija Predilecta de Bolivia'

Recibió esta denominación mediante un decreto supremo firmado por el presidente Hernán Siles Suazo el 7 de Julio de 1983. Uyuni se hace merecedor de este nombramiento debido al papel de su población durante la Guerra del Chaco,  en aquella época los habitantes del pueblo, en especial sus mujeres, atendían a todos los soldados que iban de camino al conflicto bélico con Paraguay, en la estación de trenes les daban de comer, les entregaban ropa y abrigo, además de mostrarles su apoyo moral. En 1989, el presidente Víctor Paz Estenssoro nombró a Uyuni 'Ciudad Benemerita', también en reconocimiento por esta labor.

Uyuni a inicios del siglo XX. Foto: Tito Ponce

2. Ciudad ferroviaria

Uyuni fue fundada por el presidente Aniceto Arce en 1889 con el fin de crear una estación de trenes que sirva de conexión con Antofagasta, ya en manos de Chile, y se puedan exportar minerales bolivianos a través de este puerto. A partir de ahí comienza una larga tradición ferroviaria, que se consolidaría con la creación de una maestranza y que tendría su fin con la capitalización de la Empresa Nacional de Ferrocarriles (ENFE) en los años 90. Los ferrocarriles pasan a manos extranjeras y se deja en la calle a miles de trabajadores. 

El ingreso a la estación de trenes de Uyuni. Foto: Sybil_Vane

3. El Salar, una nueva era

Es tras el cierre de la maestranza que Uyuni encuentra un nueva actividad. El pueblo ferroviario dirige su mirada hacia el salar, que está a media hora en automóvil, y comienzan los viajes turísticos para conocer esta maravilla. Es recién a fines de los 90 y a comienzos del nuevo siglo en los que se empieza a convertir en masiva la oferta para conocer este destino, que hoy es uno de los más importantes que tiene el país.

4. La muerte de Hilarion Daza

El 27 de febrero de 1894, el expresidente Hilarión Daza fue asesinado frente a la estación de trenes en Uyuni. El exmandatario regresaba a Bolivia para enfrentar a sus enemigos que lo responsabilizaban de la derrota en la Guerra del Pacífico y de haber desfalcado al estado. Su muerte es atribuida a estos detractores. La historia cuenta que entre los documentos que traía desde el exilio estaban secretos de Estado vinculados a la verdadera naturaleza del conflicto bélico que provocó qie Bolivia pierda su acceso al océano Pacífico. En el cementerio de Uyuni se puede encontrar un monumento que recuerda al dignatario. 

El presidente Hilarión Daza

5. La Miskki Simi sí existió

La historia de la cholita de 'boca dulce', famosa por su belleza, está inspirada en hechos reales. Adolfo Costa Du Rels la inmortalizó en uno sus más famosos cuentos, publicado a mediados del siglo XX, ampliando de esta forma su leyenda. Décadas después la Miskki Simi llegaría al cine en la película 'Los Andes no creen en Dios' (que se basó en la obra de Costa Du Rels) protagonizada por Carla Ortiz. 

Carla Ortiz, interpretando a la Miskki Simi

6. Los hoteles de sal 

En los primeros años de auge del Salar se iniciaron las construcciones de hoteles en pleno Salar de Uyuni, el aumento de la cantidad de turistas empezó a provocar un problema: los residuos orgánicos que dejaban los visitantes que se alojaban en estos lugares. Tras varias protestas de parte de la población y la intervención gubernamental finalmente se decidió que este tipo de construcciones sean elevadas a orillas del salar y garantizado que los desechos humanos no contaminen de ninguna manera la costra salina. 

Los primeros hoteles de sal hoy solo exhiben artesanías

7. Reloj con tecnología alemana

Quién haya pasado por Uyuni con seguridad recuerda a su reloj público, una torre que se encuentra en la calle principal. Fue inaugurado en 1930 y montado por el relojero boliviano Miguel Vargas con piezas importadas de la casa Oscar y Meyer de Hamburgo, Alemania. En aquella época eran pocas las ciudades bolivianas las que contaban con un reloj público montado en un edificio público. En 2016, este reloj fue declarado Patrimonio Cultural del Estado. 

El reloj en la avenida Potosí, la vía principal de Uyuni

8. Cementerio de trenes

En las afueras de Uyuni se encuentra el cementerio de trenes, que nació como un depósito de chatarra al que iban a parar locomotoras y vagones que habían entrado en desuso o que habían sufrido algún tipo de accidente. Tras la capitalización este lugar quedó en verdadero abandono y de a poco llamó la atención de los turistas que llegaban para viajar al salar, aumentando su popularidad gracias a las fotos que se tomaban los viajeros. Hoy en día su visita es obligatoria para los que llegan hasta el lugar. 

Viejas máquinas en el Salar

9. La raíz uyunense del 'Viva mi Patria Bolivia'

Apolinar Camacho, autor de la cueca 'Viva mi Patria Bolivia' nació en Uyuni. El compositor es recordado a nivel nacional por esta célebre canción, considerada por muchos como el segundo himno boliviano.

10. Todos los caminos te llevan a Uyuni

Hay varias formas de llegar hasta esta ciudad intermedia. Las carreteras hacia Potosí y Oruro, que la vinculan con el resto del país, ya están asfaltadas y el viaje demora entre tres a cuatro horas. El viaje en tren se realiza desde Oruro y desde Villazón, en la frontera con Argentina. Además operan dos aerolíneas, Boliviana de Aviación y Amaszonas, que ofrecen vuelos diarios desde La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. 

El reloj público de Uyuni. Foto: Wilford Miranda